La Decisión 2.0

LeBron James llegará a la agencia libre por segunda ocasión en su carrera

LeBron James, jugador del Heat de Miami
LeBron James, jugador del Heat de Miami (AFP)

Ciudad de México

Es curioso cómo el resultado de una serie puede cambiar el panorama completo de la liga, y para el mismo caso del deporte mismo.

Ahí está el ejemplo de las más recientes finales de la NBA. Si el Miami Heat hubiese ganado su tercer campeonato, de forma seguida, no habría duda de que su triunvirato de estrellas permanecerían en el equipo:

Dwyane Wade firmaría el que probablemente fuera su último contrato dentro de la liga, retirándose eventualmente como la figura más importante para la franquicia (después de todo su presencia fue la que convenció a 'Shaq' de consentir el cambio que lo enviaría a Miami y él fue quien persuadió a las otras dos estrellas de firmar con el equipo en el 2010); Chris Bosh se elevaría como la segunda estrella en el orden jerárquico del equipo, en el ocaso de la carrera de Wade; LeBron James continuaría su ascenso en los rangos históricos en el cálido clima de la Florida.

Y es que históricamente hablando, es insólito que un atleta deje en la mesa la oportunidad de hacer historia positiva en búsqueda de mejores oportunidades económicas o personales. Es probablemente uno de los más grandes pecados dentro de una liga que valora como mayor prioridad el peso del legado.

Sin embargo, el hubiera no existe, y el Miami Heat se enfrenta a una realidad de una liga híper competitiva, donde los equipos se están armando en base al modelo que ellos mismos crearon (aquel de juntar tres estrellas y rodearlas de un montón de jugadores de rol) o el del equipo que los venció (el de los San Antonio Spurs, lleno de contratos asequibles y diversas piezas estratégicas, que permiten llegar más descansado a playoffs).

Súbitamente, escuchamos que Carmelo Anthony puede ser parte de un súper equipo en Houston junto a Dwight Howard y James Harden, o en Chicago al lado de Derrick Rose y Joakim Noah; Kevin Love puede unirse a cualquiera de estos dos equipos o ser la pieza faltante de unos Golden State Warriors.

El martes 24 de agosto, LeBron James anunció que ejercerá su clausula de terminación temprana de contrato, convirtiéndolo en agente libre. Esto no significa que necesariamente dejará al Miami Heat, pero sin duda crea ilusión en equipos como Cleveland, Los Ángeles, Chicago, Houston y Nueva York.

Si uno está en la posición de LeBron, y analiza el roster de Miami, en cuestión de talento y salarios contra lo que pueden ofrecer otros equipos, ciertamente el pasto es más verde en el otro jardín.

Wade pierde año con año diversos juegos por lesión y simplemente ha olvidado como (o no le importa) jugar defensa. Ray Allen no tiene movimiento lateral y no mostró nada en las finales. Udonis Haslem y Rashard Lewis no tienen piernas para una temporada, mucho menos para playoffs. Shane Battier se retiró. Mario Chalmers tuvo tan malos playoffs que se ve difícil que regrese con el equipo. Los experimentos de firmar a Greg Oden y Michael Beasley jamás cuajaron.

¿Te aventarías una temporada con Chris Bosh y Chris Andersen como tus únicos compañeros fiables? ¿Más aún si sabes que al final tendrías que verle la cara a los Spurs, Clippers o Thunder?

Lo de LeBron es complicado. Le tomó dos años reparar su imagen después de aquel controvertido programa de televisión llamado "The Decision", donde anunció que dejaría a Cleveland para "llevar su talento a South Beach".

Ahora, su deseo de competir por más campeonatos y subir peldaños entre los mejores de toda la historia choca contra la lealtad de un equipo que le dio lo necesario para llevarlos a dos campeonatos, pero que difícilmente se ve que dé para más. Hay muchos factores en juego y no es una cuestión de blanco y negro. Tome la decisión que tome, el Rey James tendrá detractores. Sin embargo, no es la primera ni la última ocasión que tendrá que pelear para redimirse.

¿A dónde llevará su talento?

@chemasolari