“Estoy listo para aceptar el reto. Regreso a casa”

El nuevo reto de LeBron James estará en Cleveland, con los Cavaliers

LeBron se acalambró en el ocaso del duelo
LeBron James con Miami Heat (AFP)

CIUDAD DE MÉXICO

Esta no fue 'La Decisión': Aquel programa televisivo lleno de bombo y platillo donde hace cuatro años, LeBron James anunciaría que "llevaría sus talentos al sur de la Florida", dejando a los Cleveland Cavaliers, equipo que lo seleccionó siete años antes con la primera selección del draft y la franquicia del estado que lo vio nacer, con el corazón roto.

Esa acción, sumada con las declaraciones subsecuentes y la arrogancia mostrada en la presentación de las nuevas caras de la franquicia, le ganaron el odio desmesurado de la liga y sus fanáticos. LeBron había pasado de convertirse en la promesa de la liga, al más grande villano.

El hijo prodigo regresa. Cuatro año después, no necesitó un programa televisivo. Simplemente escribió una carta publicada en Sports Illustrated, donde anuncia que regresará a jugar con los Cavs y que cierra con la cita que aparece al principio de este texto.

En esta, compara la experiencia de unirse a Miami, con la de atender la universidad por cuatro años. Habla de los rencores superados contra Dan Gilbert, dueño del equipo que escribió una hiriente carta (en letra comic sans) que parecía la de un amante desdeñado, que estuvo disponible para ser leída en el sitio del equipo hasta esta semana y de los retos de esta nueva empresa.

En cuestión de relaciones públicas y de su futuro como atleta, los Cavs representan una mejor encaje que el Heat de Miami. Tienen un núcleo joven liderado por Kyrie Irving, la primera selección del draft de hace tres años, además de las últimas dos selecciones de los dos últimos drafts, Andrew Wiggins y Anthony Bennett. Además de los talentosos Tristan Thompson y Dion Waiters y el tenaz veterano Anderson Varejao.

Se habla que el equipo explora mandar alguna combinación que incluya los nombres de Wiggins, Bennett, Thompson o Waiters por Kevin Love de los Minnesota Timberwolves, quien firmaría extensión de inmediato para jugar con LeBron e Irving.

Si de por sí la imagen de LeBron había sido hasta cierta medida reparada después de ganar su primer campeonato, lo hará aún más de llevar a su equipo original al mismo destino. Uno o dos campeonatos. Aunque es una historia que tiene todo: ascensos, descensos, traiciones, corazones rotos, drama, comedia, redención y perdedores venciendo las probabilidades para convertirse en campeones.

Ahora, LeBron toma un rol nuevo en su carrera: mentor. El veterano que conoce las trincheras, que reconoce el sacrificio necesario para ganar un campeonato. Llega a un equipo joven, con un coach como David Blatt que se le reconoce como un genio del juego, pero cuya experiencia ha sido internacional y nunca dentro de la NBA, con dos estrellas como Irving y Waiters que han peleado bajo los reflectores y que carga con las esperanzas de la ciudad con peor suerte en los deportes entre aquellas que cuentan con franquicias profesionales en los Estados Unidos.

Es Luke Skywalker, más sabio y poderoso, regresando a Tattooine a rescatar a Han Solo de la prisión de carbonita de Jabba the Hutt. Su primera estancia en los Cavs fue Star Wars: A New Hope. Su estancia en el Heat (los años oscuros) fueron sus dos campeonatos en el Heat y esta nueva etapa es Return of the Jedi.

La única ventaja presente, es que LeBron seguirá jugando en la Conferencia Este y fuera de equipos que tienen más dudas que certidumbres como Indiana y Chicago, no tendrán mayor competencia.

En el oeste, el panorama no podría ser más contrastante, con los Spurs igual de fuertes que el año pasado, unos Clippers un año más sabios y con mejoras a su plantilla, un Oklahoma City Thunder que está moviendo cielo, mar y tierra para incorporar a Pau Gasol y unos Golden State Warriors que buscan asegurar a Kevin Love.

No veo a los Cleveland Cavaliers ganando el campeonato este año. Pero si veo un equipo donde LeBron puede, a la larga y con suerte, desarrollar la dinastía que no pudo concretar en Miami.

Que bonita forma de cerrar la historia, si es que esta la última parada en la legendaria carrera del astro de la NBA. Y es aquí, donde verdaderamente empiezan a caer todas las fichas de la NBA.

@chemasolari