Spurs, ¿el único capaz?

Siquiera retar a los Warriors de Golden State parece una tarea muy dura para cualquiera, pero San Antonio está armado y se prepara para hacerlo

LaMarcus Aldridge
LaMarcus Aldridge (AP)

Ciudad de México

San Antonio vive la mejor campaña de su historia y sería el equipo a vencer, de no ser por esa anomalía histórica llamada Stephen Curry y sus Warriors. Los texanos en 53-10 (tras la derrota de ayer en Indiana) son el segundo mejor registro de la NBA y ya alcanzaron 17 campañas consecutivas con 50 victorias o más. En una temporada no marcada por la revolución de Golden State, los Spurs serían sin duda el equipo a vencer. En lugar de ello, de los escasos conjuntos con posibilidades de retar al vigente campeón defensor, los Spurs simplemente parecen los únicos que tienen lo necesario.

Es lo que se configura, el mayor reto en la carrera del coach Gregg Popovich, que si logra echar abajo a esa hecatombe que son los Warriors, sin duda calificaría como su mayor hazaña, y hablamos de un coach que reinventó el baloncesto y que curiosamente puede ver mucho del estilo que creó en la bestia que piensa tasajear en los playoff s.

En la que puede ser la última campaña de Tim Duncan y Manu Ginóbili, parecía un año en que Big Fundammental enseñaría a LaMarcus Aldridge sus funciones en el equipo para no perder tiempo en una reconstrucción, mientras las llaves del conjunto eran entregadas a Kawhi Leonard. Todo eso ha ocurrido, pero mientras el coach Pop se las ha ingeniado para dar descanso a Tim y a Manu (también debido a la cirugía testicular a la que se sometió el argentino), el equipo ha crecido en importancia, y volando bajo el radar y a pesar de derrotas en verdad ridículas ante Nueva Orleáns y Washington, están a solo tres juegos de los Warriors que buscan la marca de 73 victorias.

40.9 PUNTOS por partido, los que registra la banca de los Spurs, incluyendo 16.5 rebotes y 11.5 asistencias.

A comienzos de la campaña, David West, el centro ex Pacers de Indiana optó por dejar en la mesa 12.2 millones de dólares del último año de su contrato solo para unirse a San Antonio, aceptar venir desde la banca y con esa veteranía buscar su primer anillo de campeón.

Lo curioso es que ese mismo proceso se repitió hace poco, con los veteranos Andre Miller y Kevin Martin ambos de los Timberwolves de Minnesota, uniéndose a la cruzada de los Spurs por derrotar a los Warriors, aceptando sueldos mínimos solo para tener la oportunidad. Al momento los de San Francisco solo han perdido un partido ante alguno de los diez mejores registros de la NBA.

Los Spurs fallaron su primer test el 25 de enero, 120-90, por medio de 37 puntos de Stephen Curry. En el segundo, el próximo 19 de marzo, San Antonio probablemente esté arriesgando su invicto en casa. Los Spurs tienen un trabuco y lo que más debe entusiasmar a sus partidarios es que Aldridge cada vez entiende más el circuito del equipo en el mencionado partido en Golden State, LaMarcus se veía perdido, finalizó con cinco puntos en 2-9 desde el campo y el coach Pop espera que la adquisición de lujo del equipo esté listo para ser un factor el 19 de marzo en el AT&T Center.

396 MIL 886 dólares los que recibirá Andre Miller el resto de la campaña, es el salario mínimo para un veterano.


Los Spurs han ido confeccionando un conjunto con especialistas para enfrentar las situaciones que les presenten los Warriors. Si los campeones optan por su alineación alta, Duncan, Aldridge y el serbio Boban Marjanovic gastarán minutos y si los Warriors van con alineaciones bajas, Spurs saca de la banca a Boris Diaw de centro y David West de delantero, con el atlético Jonathon Simons otra ganga que consigue el equipo en la D-League) para sustituir al intermitente Danny Green en el backcourt y ahora Kevin Martin, un anotador de rachas que si logra contribuir, reforzará la que ya es de por sí la segunda mejor banca de la NBA.

Los Spurs parecen los únicos con un arsenal y, sobre todo la veteranía necesaria para retar a los Warriors, los tres encuentros restantes entre los conjuntos servirán para marcar parámetros entre franquicias cuyas probabilidades de enfrentarse en la final del Oeste son muy altas.