Nueva York de altura

No solo suman ya dos victorias más que en toda la campaña anterior, los Knicks han recuperado la importancia de tener hombres altos en la NBA

Kristaps Porzingis
Kristaps Porzingis (AP)

Ciudad de México

Hablar de un resurgimiento total no sería realista, pero los Knicks de Nueva York por momentos lucen como un equipo dominante en ciernes gracias a la aportación de su cuadro alto, comandado por Kristaps Porzingis, que suena a Novato del Año y Robin López, que se combinan para 32.8 tantos, 13.7 rebotes y cuatro bloqueos.

Los Knicks pasarán a la historia por haber arruinado su campaña 2014-15 al tratar de implementar la ofensiva de triple poste sin tener los elementos necesarios. Era la marca personal de su nuevo presidente Phil Jackson, que conquistó 11 campeonatos con el llamado Triángulo, pero que a los Knicks solo llegó con planes desbordados.

6. 7 RATING de eficiencia en la posición de delantero de poder (Anthony, Porzingis); la de Nueva York, encabeza a la NBA.

En el papel, los Knicks debieron hacerlo mejor, con Derek Fisher, jugador de Jackson en cinco títulos, como coach, pero su aventura terminó con el equipo llegando a la segunda peor marca del ciclo pasado, 17-65, también la peor en la historia de la franquicia fundada en 1946. Llegó un momento en el que los Knicks decidieron sacrificar la temporada para tener acceso a una de las primeras selecciones del Draft de 2015. Buscando una pieza para el Triángulo, Jackson y el gerente general Steve Mills seleccionaron a Porzingis como la cuarta selección global.

El jugador de 20 años, procedente de Letonia, fue abucheado por muchos neoyorquinos (el Draft se celebra en Nueva York), y se dice que hasta Carmelo Anthony manifestó su desacuerdo. Porzingis les ha cerrado la boca a sus detractores. Ha jugado ya 39 partidos como titular con promedios de 13.6 puntos, ocho rebotes, una asistencia y dos bloqueos por juego, colocándose como el posible Novato del Año.

Porzingis es capaz de jugar de espalda al aro y tiene una efectividad de 46 por ciento de sus tiros completados, pero además 38 triples de 108 intentos, un arma muy atractiva en el basquetbol actual. Las comparaciones con el alemán Dirk Nowitzki son muy justas e incluso hay quienes anotan que en realidad, Kristaps lleva un mejor paso que lo logrado por Dirk en su campaña de novato, en 1998-99.

Los Knicks han ganado nueve de los últimos 15, y por momentos han vuelto a demostrar el poder de un cuadro alto, incluso en la moderna Liga que quiere jugar al small ball. Con Anthony, liderando el equipo en anotación, 21.7 por juego, el Triángulo está completo y los neoyorquinos han recibido un repentino segundo aire del escolta Arron Al alo, tras un peregrinar de años sin encontrar su nicho.

Con su plantel, dirigido por el armador español José Calderón, los Knicks tienen un roster muy interesante que puede mejorar aún más con talento de la agencia libre. En estos momentos los Knicks están en posición de pelear un puesto en los playoffs gracias a su defensiva, que es la undécima de la Liga, pero su ataque necesita mejorar, son 23 de la NBA y no llegan a los 100 puntos anotados por juego.

Lo que demuestra la mejora de los Knicks es que las viejas fórmulas pueden prevalecer si se saben aplicar. Con mucha campaña por delante, el equipo de Nueva York tendrá que decidir si va por veteranos para darle más oportunidad a su aventura en los playoffs o espera un año más a la sombra en espera de llevar a Kevin Durant a la Gran Manzana (su objetivo número uno al finalizar la campaña), Nueva York tiene el mercado más lucrativo y el potencial para atraer agentes libres cotizados para cambiar rápidamente su hasta ahora triste panorama.