Verde es el color

Aunque los Kings de Sacramento eran en teoría el equipo de casa, la mayoría de los aficionados vestían el verde o el blanco de los Celtics de Boston

Jovenes aficionados se hicieron presentes en el juego
Jovenes aficionados se hicieron presentes en el juego ( Santiago Chaparro)

CIUDAD DE MÉXICO

Poco a poco la marea de jerseys verdes comenzó a verse en las gradas, se suponía que los Kings de Sacramento serían los locales y a pesar de una buena cantidad de playeras de Chris Webber, Jason Williams y Vlade Divac, recordados jugadores de los equipos de Kings de principios del 2000, el verde kelly de los Celtics, en los números de Larry Bird (33) y Paul Pierce (34). No cabía duda de quién sería el equipo de casa.


Pero dentro, a las mascotas de los Kings, Slamson el León y de los Celtics Lucky, el duende retacador, hacían disfrutar a los fans, las porristas de los Kings hicieron lo propio. Es la NBA no hay un minuto para descansar, si los jugadores se van a los vestidores a la mitad del partido, de inmediato entra un escuadrón con una escopeta que dispara playeras, y en cada tiempo fuera la cámara viaja a las gradas buscando a parejas para grabar sus besos mientras los aficionados pasan un buen rato.


Cuando se dio el salto entre dos inicial se notó por los gritos de una afición que comenzó a poblar las gradas que la mayoría estaría apoyando al conjunto de Massachussets. En la primera pausa de juego, se honró al cuatro veces campeón Horace Grant. El primer gran clamor del público se dio cuando DeMarcus Cousins fue bloqueado, la Arena se iba llenando, jamás llegó a su cupo máximo, pero no importaba, el espectáculo estaba en su apogeo y los ojos de los aficionados estaban absortos en el colorido del show NBA.