Jorge Gutiérrez, posibilidades de encantar

Con una buena presentación en casa, Jorge Gutiérrez comenzó ayer su segundo contrato de 10 días con los Hornets de Charlotte, donde se espera que sea el tercer movedor del equipo con todo el respaldo para crecer y obtener la plaza por el resto del certamen 

Jorge Gutiérrez
Jorge Gutiérrez (Tomada de Twitter de @BasKetBalleros)

CIUDAD DE MÉXICO

LO QUE APORTA JORGE

PLAYMAKER

A la vieja usanza de la posición, el armador chihuahuense Jorge Gutiérrez es un creador de jugadas, administrador del tiempo de posesión, lo que llaman un pass first (que piensa primero en pasar). Una de las razones por las que Jason Kidd, su anterior coach en Brooklyn, que luego lo llevó a Milwaukee, lo seleccionó en su momento. Jorge es un confiable portador de balón por limitados periodos de tiempo.

ESCOLTA DEFENSIVO

Típicamente Jorge ha sido incluido tres veces como titular en sus 37 partidos en NBA gracias a que puede jugar como movedor y como escolta, aunque en la segunda posición solo cuando el contrario tiene un guardia de baja estatura. Contrario a escoltas como por ejemplo James Harden, que no tiene intención de defender, Gutiérrez busca el rebote y es buen defensivo perimetral.

DESCANSO PARA KEMBA

El titular de Charlotte, Kemba Walker, es el decimo jugador con más minutos esta campaña, con 36.1 por juego, y el dinamismo para empujar el rompimiento rápido del equipo y luego conseguir los ansiados triples, descansa en sus piernas y si llega a los playoffs agotado, el futuro del equipo promete ser muy corto. Se espera que Jorge alivie 10 o 12 minutos de su carga cuando le toque jugar

SOLIDEZ EN LA BANCA

Parte del éxito de Charlotte este año se debe a lo productivo que son sus reservas. Al momento es la novena de la NBA (hace unas semanas la cuarta) y Jorge le brinda profundidad en la posición, contrario a Brooklyn y Milwaukee, donde era el cuarto movedor, en Charlotte, Gutiérrez es el tercero, lo que abre la puerta a ser parte de la rotación del coach Steve Clifford.

JUGADOR BARATO

Al deshacerse de los casi tres millones de dólares del contrato de Brian Roberts, los Hornets crearon un espacio en el roster y lo han llenado con Jorge, que recibirá 55 mil 722 dólares por cada contrato de 10 días. Si los Hornets fi- chan al mexicano para lo que queda de la campaña tendrán que desembolsar mínimo cerca de un millón de dólares para conservarlo.

LO QUE NECESITAN LOS HORNETS

MENOS PÉRDIDAS

Los de North Carolina necesitan desesperadamente valorar más cada posesión de balón. Charlotte promedia 13.3 pérdidas por encuentro, están empatados con otros tres equipos de la NBA en primera posición y son la segunda peor marca de la Conferencia Este, números que señalan poca organización al ataque y que el equipo debe mejorar si quiere aspirar a playoffs.

MÁS PUNTOS EN LA PINTURA

El equipo es el 26 de la NBA en puntos en la pintura, consiguiendo solo 36.8 por juego. Como han cambiado su esquema, Al Jefferson, su centro, que comenzaba gran número de ofensivas la campaña pasada, de espaldas al aro, ahora viene desde la banca, lo que les ha perjudicado notablemente. Necesitan conseguir más canastas de alto porcentaje, abajo del aro rival.

MEJOR DEFENSIVA

Los Hornets hicieron importantes modificaciones a su sistema, dejando su anterior enfoque de la vieja escuela y abrazando la tendencia de ataques explosivos. Su cambio de estilo los tiene ahora como el sexto mejor equipo del Este con 101.5 puntos por juego, pero su defensiva, que el año pasado permitía 97.3 unidades por encuentro, ya admite 100.6 tantos por juego, una visible deficiencia

NECESITAN UNA ESTRELLA

Kemba Walker se ha quedado corto en convertirse en estrella gracias a sus limitados porcentajes de tres puntos, herramienta que todo point guard titular necesita desarrollar y desde julio próximo el equipo estará en el mercado por un nombre de peso, pues el roster actual está conformado por un gran número de jugadores de reparto, exiliados de otros conjuntos.

MEJORAR EL FLUJO

Aunque tienen una ofensiva basada en sus encestes de larga distancia (10.3 triples por partido, terceros en NBA) y en el rompimiento rápido, necesitan mejorar la estadística de pace (posesiones por juego), son 17 de la NBA con 99.6 por encuentro, una mala receta en un periodo dominado por el alto número de ataques realizados por partido y su efectividad.