Jefes cumple pronósticos y doblega a San Luis

La pizarra cerró 78-56, primer encuentro de esta serie desarrollado anoche ante una regular entrada en el Auditorio Municipal de Torreón.

Jefes Fuerza Lagunera venció a Santos de San Luis en el primero de la serie.
Jefes Fuerza Lagunera venció a Santos de San Luis en el primero de la serie. (Miguel Ángel González Jiménez)

Torreón, Coahuila

Jefes Fuerza Lagunera no tuvo problema para derrotar a Santos de San Luis por pizarra de 78-56, primer encuentro de esta serie desarrollado anoche ante una regular entrada en el Auditorio Municipal de Torreón.

Aún y con baja temperatura en el ambiente, la afición se hizo presente para ver a su equipo sacar un triunfo ante Santos, escuadra que sólo mostró resistencia en el primer periodo.

Jailen Cannon, tuvo que estar en la banca, esto debido a una lesión en una de sus piernas, por tal motivo el coach español, Paco Olmos realizó un cambio a su quinteta inicial respecto a los dos últimos compromisos.

El sábado laguneros y potosinos se volverán a medirse en la duela del Auditorio Municipal, a partir de las 20:00 horas, en juego de la Jornada 34 de la Liga Nacional de Baloncesto Profesional 15-16.

El lugar del lesionado Jailen Cannon, lo ocupó Irwing Ávalos, por lo que el resto del cuadro fue conformado por Willy Pagán, Juan Esteva, Aarón McGhee y Javier Mojica.

En cambio, Andrés Contreras no se atrevió a efectuar cambios y alineó con Christopher Cayole, Mark Borders, Víctor Mariscal, Omar Quintero y Mitchel Carter.

Tanto Jefes como Santos calentaron inmediatamente la duela, en un duelo cerrado, donde la quinteta local falló la mayoría de los tiros. En tanto, el cuadro potosino logró acertar encestes que puso diferencia de solamente dos unidades (8-6), pasados cinco minutos del primer cuarto.

Fiel a su costumbre, el norteamericano Aarón McGhee buscó castigar al rival, abriendo su propio espacio dentro de la pintura, pero en la mayoría de las ocasiones no logró su cometido.

Situación contraria para la visita, que con base a un brazo bien trabajado de Mitchel Carter, emparejó el marcador 13-13, tras los primeros 10 minutos jugados.

Entrado el segundo periodo, Jefes Fuerza Lagunera se aplicó e hilvanó dobles y un triple, sin tener contestación, por lo que "Veneno" Contreras decidió quemar su primer tiempo fuera, que a la postre le dio frutos, pues el ala Christopher Cayole minimizó las marcas defensivas, causa que recortó las acciones 21-19.

Ese momento, le picó la cresta al combinado lagunero, quien a través de triples del boricua Javier Mojica, aumentó la diferencia en el luminoso a 10 puntos (29-19).

Nuevamente Jefes sería víctima de la parte defensiva, que era castigada cuando los Santos entraban al perímetro y encestaban. Sin embargo, no les alcanzó, ya que, la Tribu Lagunera se fue al descanso triunfando 34-24.

Iniciada la segunda mitad, prácticamente Cayole guió la ofensiva potosina, puntualizando en el mayor tiempo, al atacar la pintura y demoliendo cualquier marca que apareciera. No obstante, del otro lado se encontraba Pagán, Mojica y McGhee, quienes alargaron las cosas a 52-28.

Los Jefes llegaron a los 15 ganados y 14 perdidos. Mientras tanto, Santos ahora ostenta un récord de 11 victorias y 20 descalabros.

Ante ello, el coach Contreras se vio obligado a pedir otro tiempo fuera, que esta vez resultó insuficiente, la Tribu ya ganaba 59-30.

Instantes después se dejó venir un vendaval de canasta afuera del perímetro o adentro de la pintura que sentenció la victoria de Fuerza Lagunera 65-36, luego de tres capítulos consumados.

Con 30 minutos extinguidos, los Santos de San Luis Potosí llegaban continuamente hasta la última zona local, pero erraba. Esto provocó que Jefes se fuera al abordaje, haciendo válidos los regalos del rival, que observaba una losa pesada de 30 unidades en contra.

Por tal motivo, Francisco Olmos le seguían dando rotación a su banca, tratando de manejar el marcador cómodamente.

En medio de una fiesta, los Jefes Fuerza Lagunera plasmó un victoria contundente de 78-56 contra unos Santos de San Luis Potosí que no fue ni la pintura de lo que demostraron en sus anteriores encuentros.