Jefes no da una en casa

Fuerza Lagunera fue doblegada por Halcones Rojos de Veracruz al son de 78-91, en juego de la fecha 13 de la Liga Nacional de Baloncesto Profesional, disputado en el Auditorio Municipal de Torreón.

Jefes sigue sin ser rival fuerte en casa.
Jefes sigue sin ser rival fuerte en casa. (Aldo Cháirez)

Torreón, Coahuila

Jefes Fuerza Lagunera sigue sin dar una en casa. El equipo torreonense fue doblegado por Halcones Rojos de Veracruz 78-91, encuentro de la fecha 13 de la Liga Nacional de Baloncesto Profesional, disputado ante una regular entrada en el Auditorio Municipal de Torreón.

Jefes arrancó el partido con Aarón McGhee, Juan Steva, Javier Mojica, Ray Gallegos y el nuevo refuerzo, Jalen Cannon.

Por Halcones Rojos de Veracruz alinearon de inicio Michel Rosario, Cristian Cortés, Óscar omas e Isaac Gutiérrez.

El siguiente partido de Jefes es este sábado a las 20:00 horas nuevamente ante Halcones de Veracruz.

El primer periodo inició muy trabado, múltiples errores en ambos bandos, funcionó muy bien el nuevo refuerzo Cannon, quien tuvo un impacto aceptable a la ofensiva.

Cerca del final de este cuarto, canasta bajo la pintura con un segundo de Willy Pagán, puso la pizarra 21-22, con ligera ventaja para la visita.

A inicios del segundo, Halcones estuvo férreo a la defensiva, a Jefes le costaba hacer puntos, pero con la entrada de Mojica y Tomás Sánchez, la tribu lagunera fue más efectivo, estando arriba 38-43 faltando 1:30 para la culminación de este episodio.

Con segundos, Tomás Sánchez tiraó fuera del perímetro y anotó, para irse al descanso con ventaja 44-37. Para el tercer periodo, Jefes no tuvo tino, aunado a las pérdidas de balón que hicieron efectivos en puntos los visitantes.

Cerca del final de este periodo, el coach de Halcones, Eddie Casiano por poco se lía a golpes con el jugador de Jefes Javier Mojica, calentura del partido.

Afortunadamente intervinieron elementos de ambos equipos para calmar los ánimos, sin embargo un auxiliar de Halcones y el jugador Daniel Bejarano, fueron expulsados por participar en el conato.

Decisiones arbitrales confusas, encendieron más los ánimos a segundos de terminar el tercer episodio, el cual terminó 59-73, en favor de los jarochos.

La ofensiva visitante no daba tregua, la diferencia se acortó a 9 puntos con triple de Ray Gallegos, con 6:30 en el luminoso, el coach Olmos pidió tiempo fuera. La instrucción fue clara, ir por el resultado tirando fuera del perímetro, pero Jefes no acertaba.

Con cuatro minutos en el marcador, los aficionados al filo de la butaca, la desventaja era de 7. En la duela los jugadores ponían su máximo esfuerzo por remontar, lo que jamás se dio.