Israel Gutiérrez, el estudiante que aprende diario

El basquetbolista de 21 años, nunca ha jugado en una liga profesional, solo en estudiantil pero su talento lo ha catapultado a ser pre-seleccionado para el Mundial de España

Israel Gutiérrez en los entrenamientos
Israel Gutiérrez en los entrenamientos (Carlos Herrera Luyando)

Ciudad de México

Israel Gutiérrez Zermeño, es un basquetbolista que empezó a practicar el deporte a los 15 años ya midiendo 2.06, su estatura actual. A pesar de sólo contar con experiencia en la liga de baloncesto estudiantil y representar a México en la Universiada de Kazán en 2013, Israel se ganó un puesto en los pre-seleccionados.

Antes de que el entrenador, Sergio Valdeolmillos, diera la pre-lista para el Mundia de España, Gutiérrez Zermeño empezó a entrenar con Gustavo Ayón, David 'Pery' Meza, Jesús 'Cachuy' González, entre otros. Explica las razones: "sabía de la posibilidad que había de que me invitaran, obviamente había que estar a buen nivel físicamente y mejorar en lo más que se pudiera".

En su misma posición, juega el 'Titán' Ayón que ya cuenta con experiencia en la NBA. Otros como Adam Parada y Joaquín Villanueva, con recorrido en la Liga Nacional de Baloncesto Profesional. Sin embargo, Israel no ve esto como una debilidad y trabaja diario para poder competir contra ellos: "no lo veo como desventaja, sino que ellos, han jugado un nivel más alto y muchos conceptos lo dominan más. Uno tiene que echarle mas ganas y ser más intenso y aprender lo más rápido posible", cuenta.

Afirma que ha recibido mucho apoyo de Gustavo y ha aprendido mucho de él: "cada vez que ataco o defiendo, tienes que aprender cosas, desarrollar habilidades. Le agradezco mucho a él porque me aconseja mucho y trata de apoyarme en lo mas que pueda".

De los pre-seleccionados que han compartido entrenamientos con Israel, la mayoría tienen experiencia profesional pero se siente muy satisfecho: "estoy muy contento porque puedo competir contra ellos, estoy compitiendo muy bien contra ellos. Tengo que estar al cien. Estoy muy feliz porque se me están dando las cosas y creo que hasta este momento, he entrenando a muy buen nivel".

Al igual que todos los que están en las instalaciones del Comité Olímpico Mexicano, Zermeño tiene la esperanza de estar en el Mundial que comienza el 30 de agosto, aunque reconoce que tiene cierta desventaja: "estoy igual que mis compañeros, luchando por ese puesto, sé que hay que ser realistas, quizá uno la tiene mas complicada, por eso trato aprender día a día. En un futuro vendrán cosas buenas".

Tiene muy claro cuál es su pasión y está analizando las ofertas que le han llegado para ser profesional: "mi vida, mi pasion es el basquetbol. Han salido varias propuestas, para irme a jugar profesional, posiblemente en México u otros países. Ese es el plan en este año, si sale una propuesta interesante, donde pueda mejorar como jugador, donde pueda tener minutos, seguir desarrollándome, creo que si la tomaría en cuenta".