Le pondrá el sabor latino

Los Harlem Globetrotters se presentan este sábado en la CdMx, continuando con los festejos por su 90 aniversario; su integrante boricua, Orlando Meléndez, quiere encender el ambiente

El carisma de El Gato es indudable
El carisma de El Gato es indudable (Tomada del Facebook de The Original Harlem Globetrotters )

CIUDAD DE MÉXICO

Noventa años después, los Globetrotters de Harlem siguen entre las conversaciones de los aficionados al basquetbol por sus pases de balón irreales y por su comedia de pastelazo tan precisa y urbana.

Su video en YouTube, en donde todo ocurre en una sola toma, ha ayudado a viralizarlos para nuevas generaciones; Jimmy Fallon, el famoso presentador estadunidense, hizo una viñeta muy divertida con ellos que este sábado se presentarán ante el público de la Ciudad de México y Orlando Meléndez, su integrante de Puerto Rico, está dispuesto a bailar salsa para los fans.

"Como todos los latinos, yo tengo ese sabor, y yo le añado un poco de lo latino, les pongo la salsa, un poquito de español, y eso se transfi ere mucho a los muchachos y por eso les encanta ir a los mercados y ciudades hispanas", dijo El Gato Meléndez, quien además de su participación de cuatro años con los Globetrotters, cuenta en su haber estancias en la selección nacional de Puerto Rico, en el colegial estadunidense con North Carolina en los Final Four de 1998 y 2000 y una carrera profesional en Europa.

Orlando no solo es un acróbata o un buen artista, es antes que nada un basquetbolista que ha conocido lo difícil que es el juego cuando se trata de interpretar las X y las O de las jugadas en el pizarrón, y el ser el primer jugador nacido en Latinoamérica en defi nitiva lo inspira.

“Para mí es algo muy especial no solo representar a Puerto Rico, sino a todos los latinos”, aseveró Orlando. La historia ya es del dominio público.

En 2007, el entrenador Sam Worthen — ex jugador de los Bulls de Chicago y en el Jazz de Utah — lo escauteó en Puerto Rico y, sorprendido por su carisma y habilidad, le ofreció una oportunidad, y un año después ahí estaba, haciendo malabares con los balones y destruyendo a los Generals de Washington, el habitual y cómodo rival de los Globetrotters.

“El coach Sam me dio la oportunidad y estoy muy agradecido, luego me tomé un receso porque mi hija nació prematura y aquí estoy, y simplemente ha sido maravilloso”, dijo el que se convirtió en el primer jugador latino y no afroamericano en hacer el corte y participar en este ensamble de estrellas-atletas.

Orlando comentó a La Afición que él recibió inspiración de la serie de dibujos animados de los Globetrotters, que tuvo tres temporadas de 1970 a 1972.

“Yo soy de la generación que veía la caricatura de los Trotamundos de Harlem, me gusta mucho ir a México porque muchos de mis colegas y yo nos acordamos de los Globe… ¡por las caricaturas! y cuando estaban con Scooby Doo, crecí viéndolos en televisión”.

Y ya son 90 años de este ensamble, y eso ha llevado al grupo a celebrar utilizando los llamados short shorts (shortcitos) y a resucitar esos movimientos de los basquetbolistas de hace unos 76 años, pero con la misma vibra callejera de Harlem, con todos esos temas musicales que también hicieron historia.

“Estamos utilizando nuestro uniforme vintage, el que se usaba en 1940, 1950, con los pantalones bien cortos y traemos mucho ese estilo antiguo, y toda esa interacción con el público, la comedia completa.

“Creo que es una de las pocas formas de entretenimiento que tú puedes llevar a toda la familia, puedes ser amante del futbol, amante del tenis, de la natación, pero siempre puedes ir a un juego de los Trotamundos de Harlem y pasarla bien disfrutando del baloncesto, y creo que eso es lo que ha ayudado a que hayamos durado 90 años, no solo entretenemos a los niños, sino también a los adultos y pasa de generación en generación”, comentó el boricua.

El jugador, hoy de 37 años no dejó pasar la oportunidad de invitar a los afi cionados al espectáculo.

“Les espera mucha comedia, muchas risas, que es lo más importante, vamos a tener muchas clavadas, como las que ven en las competencias de clavadas de la NBA y hasta mucho mejores, será un espectáculo para toda la familia”.