Green, el del récord insuperable


De visita en México como parte del juego NBA que se realizará este miércoles, AC habló de su marca de mil 192 juegos jugados de forma consecutiva, un logro imposible de darse en la actualidad

AC Green
AC Green

Ciudad de México

Nadie puede presumir lo que AC Green hizo en la NBA y es prácticamente imposible que lo veamos en la actualidad. No fue una super estrella como algunos de sus contemporáneos, entre otros Earvin Magic Johnson, Kareem Abdul-Jabbar, Michael Jordan, Patrick Ewing, Charles Barkley, de hecho estuvo viviendo a la sombra de ellos, pero su calidad, suerte y valía llevó al brillante delantero de los Lakers, Phoenix, Dallas y Miami, a jugar mil 192 partidos sin interrupción, la mejor racha en la historia.


Su récord de resistencia le ganó el sobrenombre de Iron man (hombre de hierro) y lo consiguió a pulso por jugar desde 1985 (debutó el 26 de octubre de 1985) al 2001. El recordado número 45 tuvo incluso una probadita de la década anterior, al finalizar su carrera en el Heat de Miami.
Tal longevidad parece de otra época y algo imposible de obtener en la NBA de la actualidad, pero Green no teme decir el gran secreto para haber jugado en todos los encuentros del equipo en el que estaba del 19 de noviembre de 1986 al 17 de abril de 2001.


“¿El secreto de mi longevidad mientras jugué? Rayos (sonríe). Creo que lo esencial es mantenerse en forma, estar sano lo más que puedas, lo cual es difícil con el ritmo existente en la NBA, y mentalmente, te digo, es todo un reto”, dijo el astro retirado en entrevista con La afición. “En verdad se reduce a que terminas pensando, por tanta presión, que ir a trabajar todos los días no es siempre divertido, así que tienes que buscar la forma de hacerlo disfrutable. Al mismo tiempo, los entrenadores también son importantes, pueden decirte: no juegas el día de hoy, quiero que descanses un poco más y es hasta entonces que puedes empezar tu propia racha de longevidad, por así decirlo”.


Es la misma receta que lo mantuvo jugando 16 campañas en el máximo nivel de baloncesto. El ganador de tres anillos de campeón con sus amados Lakers siente un poco de pena por las lesiones que se han cebado recientemente sobre las súper estrellas de la liga, en especial la de Derrick Rose de los Bulls de Chicago, que está fuera otro año por causa de una lesión de meniscos en la rodilla derecha.


“Mencionas a Rose, es una pena, esa clase de jugadores siempre tiene esa posibilidad de lesionarse, por cómo juegan, es el riesgo. Es parte del negocio, del juego mismo, lo único que puedes controlar es aquello de lo que en verdad te debes de preocupar, mantener tu cuerpo sano, estar listo para el nivel de exigencia que le vas a pedir y como los entrenadores dicen: quiero asegurarme de tener a los jugadores listos cuando llega el momento de jugar, de tener a mis potros listos para correr, y no lo puedes hacer si no estás sano. Yo creo que no obedece a que yo jugué en otra época y Derrick en esta. Por eso no creo que sea estos nuevos tiempos en donde la exigencia física parece ser mayor, solo es cuestión de enfoque y de preparación, siempre en el deporte es cuestión de eso.


¿Le gusta su apodo de Iron Man (el Hombre de Hierro)?


“¡Lo Amo!, en serio, Amo mi sobrenombre, soy un superhéroe de una historieta, cómo no amarlo”.


Green, que recuerda especialmente una aguerrida final contra los Celtics en Finales (1987), también quiso explicar su propia filosofía para entender el ritmo brutal de los atletas de la NBA.


“Tienes que mantenerte siempre fresco. Piernas frescas. No puedes cansarte del juego, todo este mundo es muy demandante y cruel, mi lema de vida siempre ha sido: si puedo respirar, entonces puedo jugar,” finalizó la leyenda.