Serbia, finalista del Mundial de Basquetbol

Los balcánicos disputarán el título ante Estados Unidos, después de la victoria 90-58 contra Francia 

Marko Simonovic y Rasko Katic celebran el triunfo
Marko Simonovic y Rasko Katic celebran el triunfo (EFE)

Madrid, España

La Final de la Copa del Mundo de la FIBA España 2014 será con equipos de tradición en el basquetbol, luego de que Serbia derrotó 90-85 a los franceses.

Francia dejó toda la actitud en el partido de los cuartos de final ante España, mientras que Serbia se disfrazó de Estados Unidos y mostró una velocidad impresionante en los rompimientos rápidos para generar puntos.

Milos Teodosic fue el motor del equipo balcánico, consciente de que se jugaban el pase a la Final por primera vez con su bandera, y no la de Yugoslavia: 18 puntos y 3 asistencias para el armador del CSKA de Moscú ruso.

Los galos fueron diferentes a los del miércoles, pues vencieron a los favoritos con una gran defensiva, y trabajo de equipo que no apareció. Sólo sus estelares Boris Diaw y Nicolas Batum estuvieron a la altura del partido, pero no pudieron evitar irse al descanso 46-32 de forma sorpresiva, pues éste partido era la revancha de la fase de grupos en Granada, donde ganaron los franceses.

El duelo se vio más parejo en el tercer cuarto, finalmente pudieron responder con puntos a los ataques serbios, pero no sacaron provecho del descanso del centro Miroslav Raduljica, de los Bucks de Milwaukee, pues su relevo fue Nenad Krstic, quien tiene experiencia en la NBA y trabajó bien en la pintura para darle seis unidades a su equipo de forma consecutiva.

La loza fue de 15 puntos para el último periodo. El duelo europeo marcó lo que se temía: Francia se preparó muy bien para nulificar a los españoles, pero no tienen a su equipo completo para pensar en el título.

Iniciaron los últimos 10 minutos con cinco puntos sin respuesta y la llegada de Batum a las 20 unidades, pero el entrenador Sasha Djordjevic llamó un tiempo fuera para romper el ritmo de la reacción. El público en el Palacio de los Deportes de Madrid hizo su parte.

Con los serbios siendo mayoría y silbando cada posesión de los rivales, con la presión desde la tribuna, el partido entró en una racha de imprecisiones, que rompió Batum con un triple, seguido por otro de Evan Fournier y un duelo cerrado a cuatro puntos.

El mejor reflejo del momento fue una canasta accidental de Raduljica, quien buscaba retener un pase y lo mandó al aro para sumar dos puntos sin quererlo.

La reacción de Francia inspiró a sus fans a cantar "Allez les blancs (arriba los blancos)", pero se convirtió en una guerra de francotiradores cuando Batum revivió a su selección; el jugador de los Trailblazers de Portland cerró su cuenta en 35 puntos.

Llegaron a acercarse a 84-82, pero en el intercambio de faltas y tiros libres, los serbios fueron efectivos y se ganaron el pase a la Final.