Teodosic, la última prueba para Estados Unidos

El armador de Serbia ha sido el máximo responsable de su llegada a la Final, donde se la verá con un equipo de Estados Unidos que viene concentrado en terminar la obra

Milos Teodosic será la preocupación
Milos Teodosic será la preocupación (Reuters)

Madrid, España

Estados Unidos vivió las últimas horas antes de la Final del campeonato del mundo, como le gusta al entrenador Mike Krzyzewski, trabajando en la duela.

Son amplios favoritos, pues ni los propios serbios se veían más allá de los cuartos de final arrancando el torneo; sin embargo, no se puede menospreciar a uno de los equipos que viene con la herencia de la antigua Yugoslavia, una de las potencias históricas de este deporte.

Milos Teodosic será la máxima preocupación. El armador de Serbia pinta como uno de los candidatos a mejor jugador del torneo; los guardias trabajaron en especial para el ritmo que ha manejado en los duelos ante Brasil y Francia, pero con la ventaja en la velocidad de los NBA, los balcánicos tendrán que apostar por la fuerza debajo de la tabla con Miroslav Raduljica y Nenad Krstic, quienes aportan desde la banca.

El guardia de los Cavaliers de Cleveland, Kyrie Irving, sabe que será de los que tendrán más trabajo el domingo por la noche, y a diferencia de algunos de sus compañeros, que ya se ven más confiados, se niega a verse campeón sin jugar el partido.

"Hasta que no la tengamos en el cuello. Estoy pensando en el juego y solo en este juego, la medalla vendrá después de ese juego, donde tenemos que ser los mejores y ganar la medalla de oro", comentó después de la práctica.

Irving entrena con su equipo bajo las órdenes de David Blatt, quien es uno de los estadunidenses con mayor experiencia en Europa; sin embargo, "solo me dio algunos tips, más bien me dejó ir descubriendo el juego de los europeos por mí mismo, y creo que hemos ido respondiendo bien".

Kenneth Faried ha sido uno de los titulares con más peso en el gran torneo que están dando los norteamericanos, su intensidad al pelar cada balón ha sido clave durante las segundas mitades de los últimos tres partidos, donde han machacado a sus rivales. Ahora tiene bien estudiado a Serbia, pero él sí se atreve a pronosticar un triunfo.

"Tienen dos guardias muy buenos, uno viene desde la banca y el otro es titular, y también tienen un buen 'hombre grande', si podemos detener esas tres clave, podemos ganar este partido; de hecho, vamos a ganar este partido", advirtió.

Para algunos, el torneo ha sido largo y la llegada a estas alturas es un mérito, como Derrick Rose, una de las máximas estrellas de la NBA, quien lo ha tomado como rehabilitación.

"Para mí, haber conseguido un lugar en el equipo, estar jugando la final después de casi dos años sin hacer basquetbol es una muestra de que el trabajo duro paga frutos", compartió tras la práctica en el Palacio de los Deportes de Madrid.

La mesa está puesta para un partido donde los estadunidenses buscan su quinto título mundial, con el que empatarían a Yugoslavia, que dejó la cuenta con mismo número tras su separación, y los serbios, quienes tendrán como su mejor arma el orgullo de representar a su país.