Ni con Durant será fácil para Warriors

La llegada de la contratación de la década no facilita el camino a Golden State, que tendrán que reinventarse para incluir al delantero en sus esquemas de flujo

Kevin Durant (35) y Andre Iguodala (9) en un juego de Thunder ante Golden State
Kevin Durant (35) y Andre Iguodala (9) en un juego de Thunder ante Golden State (Reuters )

Ciudad de México

Kevin Durant eligió a los Warriors de Golden State y en el papel son favoritos absolutos para conquistar el título en la temporada 2016-17, pero la adaptación del cuatro veces líder anotador de la NBA al sistema de Steve Kerr va a tener un periodo a de tiempo, pues el equipo debe figurarse cómo pueden utilizar al una vez MVP y quizá tengan que volver al pizarrón de diseño, porque sacar provecho de las habilidades de Durant no será fácil.

En los últimos dos años y hasta su caída en desgracia en las Finales de la NBA a manos de los Cavaliers de Cleveland, los Warriors han logrado perfeccionar el sistema de small ball (alineaciones "pequeñas" y dinámicas en velocidad y efectividad de tres puntos) y Durant simplemente los obligará a pensar un esquema en que el espacio y el pace (número de posesiones por juego) siga por los cielos, porque esa es la magia ofensiva de los Warriors.

En realidad Durant necesita asimilar el sistema, y el equipo de la Bahía figurarse qué rol va a jugar cada uno de los elementos del ensamble. Los Warriors ya tienen en sus filas a tres all-stars, incluyendo el dos veces MVP de la NBA, Stephen Curry, que también pasa por ser el líder anotador no solo del equipo, sino de la Liga, ¿dejará de anotar demasiado con Durant a bordo? ¿funcionaría eso? Los Warriors tienen mucho trabajo en el periodo entre campañas.

Por ello, Kerr, que es un experto en diseño de alineaciones tendrá que figurarse una forma de creativa para que el flujo del equipo siga. Todo está en que los Warriors retengan los servicios de Harrison Barnes, que tiene una oferta por el máximo de dinero de los Mavericks de Dallas.

Es clave, porque Barnes forma parte de la llamada 'alineación de la muerte' de los Campeones, una formación que Kerr no utilizó por lo regular más de un cuarto por partido y que superó por mucho a cualquier equipo en la NBA, con Curry y Klay Thompson en el cuadro bajo, Barnes de escolta, el veterano Andre Iguodala de delantero de poder y Draymond Green como centro.

Ese cuadro fue indescifrable para toda la NBA durante dos años, hasta que James y su equipo los destruyó al ganarles las Finales tras irlas perdiendo 1-3. Por tanto, tal parece que la llegada de Durant anuncia una reinvención de las dinámicas de juego del equipo dos veces campeón y llega a una Conferencia que será una carnicería otra vez, un efecto que debilitó sus aspiraciones de bicampeonato y los dejó como uno de los grandes ridículos de la historia deportiva.