¿Despiertan los Knicks?‏

Tanto Brooklin como Nueva York viven campañas para el olvido, pero ante el desastre en el Este, pueden levantarse y convertirse en un obstaculo

Carmelo Anthony, basquetbolista
Carmelo Anthony (AP)

CIUDAD DE MÉXICO

Es terrible ser el mejor mercado NBA, tener las dos nóminas más caras y producir tanta tristeza. Entre los equipos de Nueva York suman 188 millones 338 mil 673 de dólares en nómina y ocupan los lugares siete y 11 en la peor Conferencia del Este de la historia.

Aun con récord combinado de 32-48, Knicks y Nets tienen tiempo para recomponer sus respectivos rumbos cuando el calendario está llegando a la mitad.

En estos momentos, Brooklyn cali­ficaría como número siete y enfrentaría a Miami en la postemporada. Los Nets tienen registro de 7-1 en 2014 y sus más recientes víctimas fueron los mismos Knicks el lunes pasado.

Brooklyn ha carecido de química, porque las lesiones de hombres clave le han impedido obtener un estilo de juego y hacer uso de su poderoso equipo. El triunfo fue cómodo: 103-80, ante unos Knicks que están en la espiral del escándalo tras mostrar mejoría.

Los Knickerbockers sumaron cinco victorias al hilo y tenían marca de 6-1 al arrancar el año, con lo que parecían listos para ascender posiciones en el Atlántico y en una conferencia donde solo tres equipos tienen marca ganadora.

Sin embargo, ahora han caído cuatro veces consecutivas, incluido el lunes en el duelo que no debían perder frente al conjunto que busca robarle el título de equipo de La Gran Manzana, delante de los fans más famosos del equipo, entre ellos el director de cine Spike Lee.

Brooklyn se desempeñó como si todo estuviera en juego y el resultado fue vergonzoso para los fans de los Knicks en el Madison Square Garden. Debido a su gran plantel nadie quiere encontrárselo en postemporada y mucho menos el bicampeón defensor, Miami,que ha perdido los dos partidos contra ellos (101-100 y 104-95).

Gran parte de su mejoría se la deben a Joe Johnson, el escolta cuestionado por muchos por su cuantioso contrato (123.7 mdd por seis años) y una limitada producción, que ha promediado 19.7 puntos por juego y aún sin su centro Brook López (fuera por lesión el resto del año), los Nets han limitado a sus rivales a 93.1 tantos por juego, lo que les alcanza para ser la tercera mejor defensiva en 2014.

En el caso de los Knicks, parecieron beneficiarse con el regreso de Tyson Chandler, un auténtico Jugador más Valioso defensivo, pero en sus cuatro derrotas al hilo han permitido 109.2 unidades y perdido el balón 55 veces; 13.7 por juego, segundos de la Liga, luego de ser el equipo más e­ciente en no entregarlo la campaña anterior.

Lo peor del caso de Nueva York es que, contrario a Brooklyn, donde hay una gran unión entre los jugadores, la presión de ser un knick es demasiada, como parece sucederle a Beno Udrih, que ha solicitado un traspaso, y las distracciones, como la baja de nivel de J.R. Smith, la ineficacia de su contratación clave, Andrea Bargnani, y el rumor de que Carmelo Anthony no seguirá el próximo año, o el siempre inminente despido del coach Mike

Woodson provocan que el equipo esté al borde de la ruptura y eso se refleja en la duela. Tanto Knicks como Brooklyn tienen oportunidad de cambiar su rumbo y si logran hacerlo, son dos planteles con calidad para sorprender a los dos grandes del Este, Indiana y Miami.