NBA criticó visita de Rodman a Corea del Norte

La liga profesional de basquetbol estadunidense, a través de su comisionado, se desmarcó del viaje a Pyongyang de Dennis Rodman, quien participará en un juego de exhibición con motivo del cumpleaños del líder Kim Jong-un

Pyongyang, Corea del Norte

El comisionado de la NBA, David Stern, criticó el viaje del ex jugador Dennis Rodman a Corea del Norte, donde jugará un partido por el cumpleaños del líder Kim Jong-un.

"Aunque el deporte en muchas ocasiones puede ayudar a unir divisiones culturales, ésta no es una de ellas", dijo Stern a la cadena CNN, que horas antes había realizado una entrevista a Rodman, y quien ya está junto a otros basquetbolistas en Pyongyang.

"La NBA no está involucrada en el viaje y no participaría o apoyaría algo así sin la aprobación del Departamento de Estado", agregó Stern.

Rodman defendió vehemente su viaje al hermético país comunista, denunciado por múltiples violaciones de los derechos humanos, como "una gran idea para el mundo".

"Quiero a mi amigo, es mi amigo", dijo Rodman a CNN sobre Kim, quien heredó en 2011 el poder al morir su padre, Kim Jong-il. Su figura está rodeada de misterio; al parecer, el miércoles cumple 31 años.

Rodman se mostró molesto ante la pregunta de si aprovechará su cercanía con Kim para preguntar por el estado del ciudadano estadunidense Kenneth Bae, detenido en Corea del Norte desde hace un año.

"Un día, un día, esta puerta se abrirá, se va a abrir gracias a estos diez tipos de aquí, por todos nosotros", defendió los motivos de sus viajes a Pyongyang, donde deseó poner en práctica la "diplomacia del baloncesto", deporte del que Kim es gran aficionado.

El ex jugador Charles Smith, presente para la exhibición de mañana, destacó el carácter cultural y caritativo del viaje y la oportunidad de hacer sonreír a los niños norcoreanos, y descartó cualquier meta política.

"No sabíamos que se iba a formar esta espiral negativa con lo que estamos haciendo porque no somos políticos, no somos embajadores", dijo Smith.

El actual es el cuarto viaje de Rodman, de 52 años, a Corea del Norte en el último año.

El gobierno de Washington también se desmarcó de la visita. Corea del Norte y Estados Unidos siguen técnicamente en guerra después de que se enfrentaran en bandos opuestos en la Guerra de Corea, que acabó tras tres años de batalla en una tregua en 1953.