El Este es de cuidado en la NBA

Por años, dicha conferencia ha sido el hogar de muchos equipos cercanos a la mediocridad, pero en el inicio de la campaña 2015-16 eso ha cambiado 


Miami Heat ante Cleveland
Cleveland ante Miami Heat (Reuters)

Ciudad de México

Diez equipos de la Conferencia Este tienen récord ganador. Parece una broma, pero en este momento el occidente NBA luce de su mejor salud en años. Claro que sigue siendo el hogar de los Sixers de Filadeli a, el peor equipo de la Liga, con el abominable registro de 1-21, pero en años no se había visto un nivel tan aceptable.

Para ponerlo claro: del Heat de Miami no se esperaba que fuera el líder del Este, incluso sobre Cleveland y Chicago, las dos Beasts of the East; Indiana, de los que se auguraba un inicio de reconstrucción, están en cuarto gracias a Paul George, con una campaña de segundo aire que lo hace lucir como un candidato a MVP, y no menos.

De Atlanta se esperaba una resaca luego de perder a su baluarte DeMarre Carroll (Toronto); de Toronto no sorprende la inconsistencia, pero nadie esperaba ver en tan buen momento a los Hornets de Charlotte y a los Pistons de Detroit.

Los primeros entraron a la campaña sin grandes expectativas que seguir dándole el balón a su delantero Al Jef erson en el poste bajo, pero ahora, reciclando el talento NBA que estaba a punto de salir de la Liga, se encuentran con marca ganadora.

Dándole quizás la última oportunidad a los escoltas Nicolas Batum y Jeremy Lamb y apoyándose en una campaña all-star de Kemba Walker.

El otro caso es el de Detroit, que en estos momentos calificaría a postemporada. Los Pistons son la versión 2.0 de los Magic de Orlando del coach Stan Van Gundy, con su ofensiva de 1 dentro (Andre Drummond) y 4 fuera (el resto), un esquema que llevó a Orlando a la Final de 2009-10.

Con la fuerza de Drummond, que promedia 18.5 puntos, 16.9 rebotes y 1.5 bloqueos por juego y el motor del movedor Reggie Jackson jugando en el pick and roll, Detroit reclutó a Marcus Morris, Ersan Ilyasova y Anthony Tolliver para asolar el perímetro.

Pero no solo los que hoy estarían en playof s resaltan por su mejoría. El Magic de Orlando tiene uno de los conjuntos más jóvenes y dinámicos de la NBA y con récord ganador (11-9) no calificarían a playof s. Mismo caso de los Celtics de Boston, que son el grupo más robador de la NBA y uno de los más pasadores, rivalizando con Golden State y San Antonio aun siendo un equipo sin un sola estrella a quién darle el balón para resolver.

Y luego están los Knicks de Nueva York, Wizards de Washington y Bucks de Milwaukee. Los Knickerbockers tienen una mejoría notable, para su mala suerte, en el mejor año del Este en lustros, sostenidos por ese fuerte candidato a Novato del Año, Kristaps Porzingis, Carmelo Anthony y Arron Afflalo.

Washington dio un paso hacia atrás de sus prolíficas campañas y ahora la lesión de John Wall solo sumará a sus males; pero con salud, este equipo ya batió a los Spurs de San Antonio. Mientras que el caso de Milwaukee es el más curioso, en muchos análisis previos a la campaña, los Bucks deberían ser el cuarto poder de la conferencia, pero están en 13 de 15 gracias a indisciplinas, nuevos elementos en el plantel que no consiguen adaptar y una carencia de identidad.

Al final, los Nets engañan con su marca de 5-15, en realidad son un equipo que cuando todo les sale, puede poner en aprietos incluso a Golden State, como ya ocurrió en los dos encuentros entre estos equipos.

Si se es minucioso, incluso los Sixers, cuando estaban en busca de su primera victoria para evitar superar el peor inicio de la historia, perdieron muchos partidos por pocos puntos cuando tenían ventaja en el cuarto periodo y era emocionante verlos fracasar. El resumen es que el Este, aunque está lejos todavía de igualar la masacre que es el Oeste, ya no es el paseo por las nubes que parecía apenas hace un año.