Conferencia Este: Boston y Toronto, en la división más frágil

La división del Atlántico buscará romper con la maldición de 20 años en la NBA, al solo ganar en el 2001 una serie de postemporada y dos campañas de espejismo

Nets vs. Celtics
Nets vs. Celtics (AP)

Ciudad de México

La del Atlántico es una división en que la campaña pasada dominó Toronto la primera mitad de la misma y que espera deshacer su maldición de 20 años en la NBA con solo una serie de postemporada ganada (2001) y dos campañas de espejismo, con 48 y 49 juegos que terminan amargamente en primera ronda.

Los Raptors trajeron a DeMarre Carroll proveniente de Atlanta para mejorar su ofensiva perimetral y el único equipo de Canadá se volvió más canadiense al sumar a Anthony Bennett y a Cory Joseph.

Pero perdieron a Amir Johnson (Boston) y ya quedó demostrado que no importa la buena campaña regular que tengan, si en playoffs no demuestran entereza, se repetirá su aciaga historia.

Porque si en 2014-15 no fueron retados, este ciclo sí lo serán. Al menos Boston parece un digno rival divisional, y para muchos, incluso el favorito para ganar el endeble Atlántico.

Su marca de 20-11 desde el Juego de Estrellas fue una de las mejores de la Liga en ese lapso y solo fortificaron su cuadro alto —que era su debilidad más apremiante—, adquiriendo a Johnson y a David Lee, dos piezas perfectas para el esquema de ofensiva de lujo del coach Brad Stevens, que trata de emular al de Golden State y San Antonio. Sin estrellas, los de beantown poseen un cuadro talentoso para llegar a playoffs y quizá avanzar a semifinales de la Conferencia Este.

Es la falta de reto lo que hace de Toronto y Boston invitados casi seguros a la postemporada, pues los tres equipos restantes, Nueva York, Brooklyn y Filadelfia, son una incógnita, pero no es muy factible que dejen el sótano divisional y de la Liga.

Los Knicks le darán una pausa al ingenuo plan de establecer la ofensiva del triple poste, y con Robin López obtuvieron un sólido bloque de construcción, pero no se vislumbran muchas posibilidades para los neoyorquinos.

Los Nets dieron marcha atrás al plan de conquista rápida de la NBA que tenía su dueño, el millonario ruso Mikhail Prokhorov, pero ahora le queda un grupo que enfrenta el limbo NBA (y que sigue pagando su peso en oro a Joe Johnson) que espera construir para el futuro bajo el coach Lionel Hollins.

Filadelfia será el conjunto del morbo, al que valdrá ver por su talento: Jahlil Okafor, la tercera selección global del Draft 2015, o Joel Embiid y Nerlens Noel; pero es claro que el plan de los Sixers es foguear más al extraordinario talento joven que ya poseen.