Brasil doma a Argentina y accede a cuartos de final

El base reserva brasileño Raulzinho Neto revolucionó con 21 puntos, 19 de ellos en la segunda mitad, un partido que controló Argentina durante los primeros 20

Alex García, jugador de la selección brasileña de basquetbol
Alex García, jugador de la selección brasileña de basquetbol (EFE)

MADRID, España

Brasil derrotó el domingo 85-65 a Argentina en el clásico sudamericano y se enfrentará a Serbia en los cuartos de final de la Copa Mundial de básquetbol.

El base reserva brasileño Raulzinho Neto revolucionó con 21 puntos, 19 de ellos en la segunda mitad, un partido que controló Argentina durante los primeros 20. El máximo anotador Albiceleste fue Pablo Prigioni con 18. Luis Scola, referente encestador de Argentina en el torneo, se quedó apenas en nueve unidades debido a la poderosa defensa del juego interior brasileño.

Brasil, dirigida por el técnico argentino Rubén Magnano, se tomó cumplida venganza de las últimas derrotas sufridas contra Argentina en los Juegos Olímpicos de Londres 2012 y el mundial de Turquía hace cuatro años.

"Es un momento muy especial para el básquetbol de Brasil", dijo Magnano. "Hubo dos tiempos bien definidos. Primeros 20 minutos fueron nerviosos por parte de Brasil, pero pudimos superar ese trance de nerviosismo de prisa para jugar el básquetbol que más nos convenía".

La hinchada argentina se hizo notar en el Palacio de los Deportes de Madrid con una versión adaptada al baloncesto del famoso "Brasil decime que se siente", tan popular durante el Mundial de fútbol de hace solo unos meses.

Y los de Julio Lamas respondieron al aliento.

En la primera parte, Brasil secó completamente a Scola, que apenas anotó dos puntos. Pero el evidente dominio de la pintura que ejerció la terna NBA brasileña formada por Tiago Splitter, Anderson Varejao y Nene Hilario encontró respuesta en un inspirado Prigioni.

El acierto exterior argentino estuvo liderado por el base de los Knicks de Nueva York con 15 puntos en 20 minutos. La colaboración de Facundo Campazzo y Leo Gutiérrez en los triples permitió a los de Lamas marcharse con una mínima ventaja al descanso. Mientras Brasil, muy descompuesto por los errores de sus tiradores, se mantenía a flote gracias a sus hombres altos.

"Hicimos muy bien las cosas en el primer tiempo, defendimos muy bien, cerramos los espacios, movimos la pelota bien", explicó Gutiérrez. "En el tercer cuarto ellos nos atacaron bien".

Pero el partido que se presumía igualado como todos los clásicos recientes entre las dos selecciones giró radicalmente al comienzo del tercer cuarto. La entrada de Neto en sustitución de un errático Marcelinho Huertas cambió la cara del equipo de Magnano.

Brasil dio la vuelta al marcador gracias a un parcial de 9-0 nada más comenzar la segunda mitad. Prigioni y Scola cometieron su cuarta falta personal respectivamente mediando el tercer cuarto y tuvieron que sentarse en el banquillo, lo que pesó mucho para Argentina.

"Poder haber hecho un partido como he hecho hoy me trata mucha felicidad", dijo Neto, jugador del Murcia de la liga española ACB. "Ellos plantearon el partido dejando el base jugar, he venido del banquillo y tuve la oportunidad de estos tiros y las he metido".

Neto anotó 19 puntos en la segunda parte. Además, Brasil comenzó a dominar el rebote ofensivo, capturando nueve por cuatro de Argentina.

Finalmente Brasil se llevó la victoria cómodamente. Se medirá a cuartos de final a Serbia, a la que venció en la fase de grupos por 81-73.

"Todos estamos muy contentos de por fin haber podido ganar un partido de eliminatoria a Argentina", comentó el jugador de los Spurs de San Antonio Splitter. "Serbia será un partido durísimo. Debemos seguir apoyando en nuestra defensa y luego buscar las ventajas en ataque".