Griffin y Clippers, juntos a tiempo

Blake Griffin estará listo para los playoffs y de él depende que los Clippers de Los Ángeles puedan convertirse en el caballo negro de la Conferencia

Chris Paul (3) ha sostenido con su liderazgo a los Clippers en la ausencia de Blake Griffin
Chris Paul (3) ha sostenido con su liderazgo a los Clippers en la ausencia de Blake Griffin (AP )

CIUDAD DE MÉXICO

Ayer, el delantero de los Clippers de Los Ángeles, Blake Griffin, regresó a entrenar y cumplió el segundo de los cuatro partidos de suspensión que le impuso la NBA luego de que a comienzos de febrero tuviera una rencilla con un miembro del staff del equipo que causó que se rompiera la mano derecha.

El avance y madurez de Griffin como líder es una de las razones por las que los Clippers le ganaron en siete juegos el año pasado a los Spurs de San Antonio en primera ronda, quizá facilitándole el camino a la postre a los Warriors, que no querían ver ni en pintura a los texanos.

Los Clippers dieron un paso decisivo la pasada postemporada, su victoria contra Spurs fue una suerte de bautizo de sangre, con un Chris Paul que por fi n podía avanzar de primera ronda.

Sin embargo, en la serie de semifinales, contra los Rockets, volvieron a ser los mismos de siempre, propensos a perder ventajas de dobles dígitos y tras aventajar la serie 3-1, cayeron en los siguientes tres duelos haciendo parecer que la famosa maldición sobre la franquicia es cierta.

Esta temporada a pesar de inicialmente reforzarse con el veterano Paul Pierce y el una vez confi able escolta Lance Stephenson, el navío angelino parecía directo a autodestruirse al no vivir para las expectativas de favorito, incluso sobre Golden State.

Luego tuvieron un noviembre de 7-8 y se condenaron a bregar por el tercer o cuarto puesto, gracias a la ausencia de Griffi n por culpa de una lesión en el cuádriceps, que lo orilló a la banca desde finales de diciembre, luego vino su lesión de la mano.

Los Clippers, sin embargo, demostraron ser mejores sin Griffin, con J.J. Redick tomando la batuta, el guardia tirador vive la campaña de su vida, promediando 16.6 tantos por juego y .475 de efectividad en triples, que encabeza la Liga, a tal grado que los Clippers se descubrieron como un equipo que puede jugar el mismo estilo de Golden State y eso debe alentarlos.

Pero aunque tienen marca de 27-14 sin Blake Griffin, aseguraron playoff s con su victoria sobre Denver el domingo y parece que no tendrán problema para retener el cuarto puesto, los 23.2 puntos que Griffin promediaba les hacen falta, pues la campaña pasada eran la segunda ofensiva y en esta solo alcanzan el lugar número siete.

Con el objetivo de eludir a los Warriors y a los Spurs en primera ronda, si los playoffs empezaran hoy tendrían ventaja como local ante Memphis, equipo que no tiene a cuatro de sus titulares, y cuyo pilar, Marc Gasol, ya quedó fuera para esta campaña por causa de una lesión.

Los Clippers se deshicieron del peso muerto cuando traspasaron a Stephenson en un cambio entre tres conjuntos que les trajo a Jeff Green, un mercurial delantero que lo mismo puede hacer 30 puntos una noche y desaparecer al siguiente juego.

La adición parece haberles pagado sobre todo porque ya tienen a un buen defensivo contra Harrison Barnes y Andre Iguodala ante una más que probable serie contra Warriors en segunda ronda.

Sin embargo, todo se reduce a qué Griffin se presentará en playoffs, pues si éste es el siguiente paso del jugador que cargó al equipo a la segunda ronda el año pasado, los Clippers son un candidato fuerte para al menos darle pesadillas a los Warriors.

Si por el contrario los angelinos se autodestruyen como desde hace cinco campañas, no es muy seguro siquiera que Griffi n, que estuvo a punto de ser traspasado por causa de sus problemas extra cancha, siquiera esté el próximo ciclo en el equipo.