“El basquetbol es mi pasión”

Las jovencitas Karis, Andrea, Pamela, Joely, Alejandra y Diana comparten sus experiencias como deportistas y estudiantes, así como sus aficiones y más grandes sueños.

Las integrantes del equipo, además de la cancha, comparten la pasión por el basquetbol.
Las integrantes del equipo, además de la cancha, comparten la pasión por el basquetbol. (Especial)

Torreón, Coahuila

Karis Julieta Gamero Ayala, a simple vista es una jovencita muy segura de lo que quiere y plasma esto dentro del baloncesto, es una de las que inició su andar en el deporte ráfaga desde que cursaba el cuarto grado de primaria y lo hizo al ingresar a la Escuela de Apaches.

“La verdad mi hermana es la que me contagió el amor por el basquetbol, la entrenadora Sandra me invitó y poco a poco me fue gustando hasta hoy que es mi pasión”, dijo.

Karis, resalta mucho la gran convivencia que existe en este equipo, en donde a pesar de ser varias de ellas de otras escuelas, se han acoplado muy bien en una misma visión y objetivo.

Una de sus inquietudes es la de un día estudiar como Médico Veterinaria, pero siempre sea lo que sea tener a la mano y como gran estímulo el basquetbol, deporte al cual dice nunca dejará de jugar.

Dentro del basquetbol le gustaría asistir de nueva cuenta a otro campeonato como el del Caribe, ya que “una de las cosas más gratificantes que te da el deporte es la de conocer más gente, y otras latitudes fuera de tu tierra”.

Resalta el gran apoyo familiar
Andrea Muñoz Gómez, mezcla el basquetbol y el atletismo en su vida diaria, aunado a cursar el tercero de secundaria en el Tecnológico, sabe cuál es su prioridad a tan temprana edad.

“Siempre he tenido confianza en mí misma, al representar a México en esta Copa del Caribe sabía que todas mis compañeras íbamos a realizar un gran papel y así fue”, expresó.

Andrea practica el basquetbol desde los cinco años de edad, todo por influencia de sus padres quienes la llevaron a una cancha cercana a su casa y desde entonces le gusta el deporte.

Este viaje a República Dominicana ha sido la mejor experiencia personal y deportiva para Andrea y mejor aún de compartirla con su hermana quien también juega en este equipo.

Como jugadora dentro de la cancha juega de “ala” y resalta el gran apoyo familiar para que se pudiera lograr esta experiencia de estar dentro de una selección que ha hecho historia en el baloncesto regional.

Le gustaría en un futuro estudiar alguna ingeniería y seguir en el basquetbol hasta donde pueda llegar.

Aspira a poder jugar en la WNBA
Pamela Lizbeth Luna Rodríguez, es muy carismática y por eso su puesto como movedora le ayuda más a ser un elemento muy dinámico dentro de la cancha. Cursa el segundo año de Secundaria y desde los tres años de edad practica el deporte ráfaga.

“Mi día normal comienza  a las seis de la mañana cuando me levanto para ir a la escuela, salgo a las 14:20 pero me quedo ahí para comer y hacer la tarea y después entrenar de cinco a siete de la tarde, ya en casa después de entrenar si hay algo pendiente de la escuela lo termino y si no pues descanso o salgo con algunas amigas, cuando se puede”, resaltó.

Pamela, tiene unos planes muy ambiciosos dentro del basquetbol y lo dice sin dudarlo, que le gustaría irse a Estados Unidos para poder jugar en la WNBA y también buscar una beca en el extranjero.

La experiencia que tuvo en La Copa del Caribe le ayudó más a reafirmar lo que ella quiere: “me encantó poder jugar ante equipos de otra parte del mundo, conocer a las muchachas de Puebla, Sonora y a los niños Trikis, eso es lo que al basquetbol te ofrece y otros deportes también”.

“Todas somos amigas”
Joely Alondra Ríos Rojas, cursa el tercero de secundaria en el Tecnológico y juega como poste en esta selección.

“Me gusta mucho el ambiente que hay en este grupo, todas somos amigas, hasta los papás de nosotras han logrado conformar buenos grupos de amistades, aquí no hay celos ni envidias y eso se ha reflejado en nuestros resultados, sabemos de antemano que hay que seguir trabajando para conseguir mejores cosas y así lo seguiremos haciendo”, manifestó.

Para Alondra es imposible separar el basquetbol y la escuela y más porque en un futuro le apasiona buscar la oportunidad de estudiar medicina y ser algún día una doctora.

“Todas nosotras hemos visto todo el esfuerzo que han hecho nuestras familias para que podamos viajar y practicar el basquetbol, desde una competencia local, hasta los estatales y nacionales en donde tenemos que viajar, pero sin descuidar la escuela”, señaló.

Joely Alondra practica el basquetbol desde los siete años y no asimila su vida sin practicar este deporte.

Dosis de seriedad y disciplina
Desde que tenía cinco años, Alejandra Muñoz Gómez, ingresó a la Escuela de Basquetbol Apaches en donde al verle sus cualidades le ofrecieron una beca para estudiar en el Tec, en donde ahora estudia el tercer año de secundaria.

Un esfuerzo extra es el que realiza Alejandra ya que también practica el atletismo, y al ser la hermana mayor de Andrea que también milita en este equipo es la que agrega la dosis de seriedad y disciplina.

“A mí me encantaría llegar algún día a una selección nacional de México, esa sería mi máxima meta como jugadora”.

La mejor experiencia al contrario de otras fue esa final en Cancún ante la selección de Chihuahua, en el pase a la Copa del Caribe en donde le ganaron a sus rivales con canasta de último segundo y así se proclamaron campeonas.

Su fe en Dios es parte vital para poder haber conseguido todas sus metas hasta el momento, y más al tener a un lado a su hermana menor con quien tiene una gran relación. A  nivel profesional dice querer estudiar Ingeniería Civil, lo cual puede ser muy posible si sigue dedicándole con seriedad.

“Te dan ganas de jugar mejor”
Para Diana Martínez Estabillo, esta ha sido la experiencia más padre desde que practica el basquetbol.

Cuando tenía ocho años quería practicar un deporte o tener actividad física, ingresó a las academias de Basquetbol del Instituto Británico en donde estudia, y desde ese momento ya no ha dejado de votar el balón.

“La verdad yo me imaginaba que nos íbamos a topar con un nivel más fuerte en la Copa del Caribe, si era fuerte pero ya nos dimos cuenta que el nivel que traemos es bueno, el primer día me gusto mucho que jugamos en un gimnasio con todo profesional, desde que entramos a la duela con música de fondo hace que te animes más y te dan ganas de jugar mejor”, indicó.

Diana suele invitar a quienes la rodean a intentar practicar un deporte, sea cual sea, “todos deben practicar algún deporte, el que sea siempre será bueno para tenerte en buen estado de salud y hasta en ciertos casos éste te abre muchas puertas”, compartió.

También para poder estar dentro de un equipo o selectivo todas deben mantener un buen promedio de aprovechamiento de lo contrario no tendrán cabida en ningún selectivo.