Regresó el rugido de motores

El Campeonato Mundial de Resistencia aterrizó en la Ciudad de México y con las prácticas, el Autódromo Hermanos Rodríguez volvió a abrir sus puertas para recibir un serial de primer nivel

Los autos probaron el Autódromo previo a las 6 horas de México
Los autos probaron el Autódromo previo a las 6 horas de México (Santiago Chaparro )

Ciudad de México

El Autódromo Hermanos Rodríguez de nuevo abrió sus puertas para un serial de primer nivel. Después de recibir la Fórmula Uno en octubre y noviembre del año pasado, y la Fórmula E en marzo, el mítico escenario es la sede de la quinta fecha del Campeonato Mundial de Resistencia (WEC), con las 6 Horas de México que se disputarán el sábado.

La carrera incluye cuatro distintas categorías y participarán varios pilotos mexicanos, incluido Ricardo González, quien además de conducir el auto de LMP2 junto al portugués Filipe Albuquerque y el brasileño Bruno Senna, funge como director del equipo RGR Sport, y es el principal promotor de la competencia.

Con las primeras dos sesiones de práctica, por fin los autos estuvieron en la pista, motivo de felicidad para González.

"Estoy con menos presión, al ver que todo está saliendo bien, que la organización de WEC está contenta de cómo encontró las instalaciones, y es la misma sensación para los demás equipos y pilotos, eso quita un gran peso de encima, solo falta llegar al día de la carrera y tener esas gradas llenas, que todo indica que así va a ser", señaló.

El automóvil que conduce, con los colores rojo y verde, será sobre el que estarán puestos todos los ojos, porque se trata del equipo de casa, aunque eso no representa una presión extra para Ricardo y sus compañeros.

"Espero que me pueda desconectar de mis actividades como promotor y de lo que tengo que hacer, que el sábado esté lleno, va a ser un gran evento, con mucha acción en pista, son un poco difíciles los puntos de rebase, pero con las diferentes categorías y distintas velocidades, va a estar bastante interesante", aseguró.

En la primera toma de contacto con el circuito, que será similar al utilizado en el Gran Premio de Fórmula Uno, con la larga recta y el paso por el Foro Sol, González reconoció que el automóvil no ofreció su mejor rendimiento, pero espera mejorar de cara a la calificación.

"Teníamos un poco de problemas, cambiamos los neumáticos y estaba muy suelto el coche de atrás, pero dentro de todo estamos muy bien", afirmó, aunque en la segunda práctica, junto a Albuquerque y Senna tuvieron el mejor tiempo de los autos de LMP2.

WEBBER, SATISFECHO

Uno de los nombres que forman parte del WEC es el del australiano Mark Webber, quien tras 12 campañas en Fórmula Uno dio el salto al Campeonato Mundial de Resistencia, con Porsche en 2014, con el que consiguió el título la temporada pasada.

"Me gusta correr para este equipo, ha sido una transición desde Fórmula Uno, tengo 40 años, así que no soy el más joven, pero estoy disfrutando y ayudo a la escudería; viajar y todo eso ya no me emociona tanto, pero estoy contento con mi carrera, puedo correr todavía y aquí estoy", dijo el ex piloto de Red Bull.

Respecto a las sensaciones de la pista, el maestro de ceremonias del Gran Premio de Bélgica de F1 hace una semana comentó: "Los (autos) LMP1 son muy grandes, están diseñados para Le Mans, aquí las curvas son lentas, la velocidad promedio no es muy alta, tenemos una gran recta, pero después de eso hay muchos giros, está bien para manejar solos, pero tendremos más autos, y es complicado por la altitud".