Sauber, a dejar de sufrir en Fórmula Uno

Con la llegada de dinero, la escudería espera vivir una temporada más tranquila que la anterior, y pelear por terminar en los puntos de forma constante.

Marcus Ericsson, piloto de Sauber
Marcus Ericsson, piloto de Sauber (Reuters )

Ciudad de México

Solo una actuación para enmarcar del piloto brasileño Felipe Nasr en el Gran Premio de su país impidió que Sauber tuviera en 2016 su segunda campaña sin puntos en los últimos tres años, y que le dejara el último lugar del campeonato de constructores al débil Manor, que ya ni siquiera pudo continuar en Fórmula Uno para esta nueva temporada.

Esos dos puntos que sumó el sudamericano, no solo le otorgaron al equipo suizo el décimo puesto entre los 11 participantes en la máxima categoría el año pasado, sino que significaron una mayor inyección de dinero, que le permite soñar con un mejor 2017.

La mayor parte de la temporada anterior, Sauber acumuló decepciones. Para un equipo con poco presupuesto, sin patrocinadores y sin la posibilidad de desarrollar el automóvil, era complicado acumular buenos resultados.

Sin embargo, en la recta final de la campaña llegó el tan ansiado grupo inversor, que ayudó a tener un mejor cierre.

El sueco Marcus Ericsson amenazó con un lugar 11 en México, y en la siguiente carrera, Felipe Nasr lo confirmó con un noveno puesto en casa, que impidió el cero que tuvo en 2014.

Con la inyección económica, tanto del grupo, como del dinero que reparte la Fórmula Uno, y la decisión de conservar el motor Ferrari de 2016 para esta temporada, solo con adecuaciones para cumplir con los requerimientos del nuevo reglamento, el futuro parece esperanzador para la escudería suiza, que se concentra en el chasis.

Las primeras pruebas no resultaron, y en Barcelona, los dos pilotos de Sauber tuvieron los peores tiempos, aunque el auto resistió en pista y fue el cuarto equipo con más kilómetros acumulados, por lo que la regularidad no parece ser un problema.

De forma sorpresiva, Sauber prescindió durante la pretemporada del conductor que le dio los puntos y el dinero, Nasr se quedó sin lugar en el Gran Circo, y su lugar lo tomará una de las joyas del equipo Mercedes, el alemán Pascal Wehrlein.

El germano fue capaz de conseguir el único punto de Manor el año anterior, con un destacado décimo lugar en Austria, para confirmar su potencial; sin embargo, esa actuación no convenció a Mercedes para que fuera el reemplazante de Nico Rosberg en la escudería, y prefirió enviarlo de nuevo a otro equipo, para que acumule más experiencia.

Su compañero será Ericsson, quien es sueco, como los inversores de Sauber, y que vivirá su cuarta campaña en la máxima categoría, tras debutar en 2014 con Caterham, sumar nueve puntos en 2015, ya con la escudería suiza, e irse en blanco en la campaña anterior.

A pesar de la llegada del dinero, la marcha de Manor coloca a Sauber como el principal candidato a terminar en el fondo de la parrilla, aunque la combinación del talento de sus pilotos, Wehrlein y Ericsson, así como trabajar con un motor que los ingenieros ya conocen, podría ayudar a que la escuadra suiza no tenga que esperar hasta el penúltimo Gran Premio de la temporada para entrar en el Top 10.

EL AVANCE DE SAUBER

Año 2012 – lugar 6º - Puntos 126

Año 2013 – lugar 7º - Puntos 57

Año 2014 – lugar 10º - Puntos 0

Año 2015 – lugar 8º - Puntos 36

Año 2016 – lugar 10º - Puntos 2