A remar contra corriente

Los motores de la compañía Renault y Ferrari demostraron estar detrás de los de Mercedes, sin embargo, la diferencia es solo la confiabilidad.

Melbourne, Australia

Renault y Ferrari deberán trabajar arduamente en sus motores durante estas dos semanas antes de arribar al Gran Premio de Malasia, el 30 de marzo, si es que desean igualar el paso mostrado por Mercedes. La marca alemana colocó a seis coches en los primeros 10 puestos y acaparó el podio para ratificar su dominio demostrado en los entrenamientos de pretemporada.

El éxito de la marca de Stuttgart es planeado. Desde que se dio a conocer la nueva normativa han trabajado en el desarrollo del motor V6 turbo cargado de 1.6 litros de desplazamiento. De hecho, Mercedes-Benz tuvo su primer motor V6 desde el M112, usado a partir de los primeros autos de calle fabricados en el 2000.

Mientras el alemán Nico Rosberg se llevó la victoria; el danés Kevin Magnussen y el inglés Jenson Button consiguieron el resto del podio. Junto a ellos, el finlandés Valtteri Bottas (Williams), el alemán Nico Hulkenberg y el mexicano Sergio Pérez, ambos de Force India, fueron los coches propulsados por la marca alemana que llegaron al top 10.

En contraparte, Renault solo llevó a los Toro Rosso de Jean-Eric Vergen y el ruso Daniil Kvyat a la octava y novena posición. Ambos con una desventaja de más de un minuto respecto a la victoria conseguida por el piloto de Mercedes.

Incluso el resultado original, con el australiano Daniel Ricciardo (Red Bull), y que en un inicio finalizó segundo, para después ser descalificado al no cumplir con la normativa de 100 kilogramos límite de combustible, no pudo dar batalla al ritmo impuesto por sus rivales, denotando aún la falta de fiabilidad de las plantas de poder de la marca francesa.

Sumado a ello, el abandono de Sebastian Vettel de carrera, el actual cuatro veces campeón del mundo, no fue la mejor imagen que pudo transmitir la marca que llevó a la casa austriaca a la supremacía en la máxima categoría.

“Tener coches con retiros no es aceptable y muestra que necesitamos mejorar nuestra fiabilidad en todos los ámbitos. Esta carrera fue una prueba de fuego, pero hemos llegado por debajo de nuestras propias expectativas y tenemos que ver esto antes de la próxima carrera. Algunas fallas son similares, como las que vimos en Lotus con el sistema de recuperación de energía, pero otras no están relacionadas, lo que demuestra que tenemos que mejorar en todos los ámbitos”, expresó Remi Taffin, director de operaciones de Renault.

La situación en calificación también fue negativa para los galos. Ahí, cinco coches propulsados por los alemanes se situaron en los 10 mejores, y tres dentro del top cinco. Renault solo puso a Daniel Ricciardo en la segunda plaza, mientras Vettel ni siquiera avanzó a la tercera ronda de clasificación.

La velocidad punta en la jornada del sábado fue desastrosa para Renault y Ferrari. Siete coches propulsados por Mercedes fueron los mejores clasificados en este departamento durante la sesión para ordenar la parrilla. El finlandés Valtteri Bottas (Williams) fue el referente con sus 317.5 kilómetros sobre hora; mientras su compatriota Kimi Räikkönen (Ferrari) fue el mejor situado del resto con 311.4 km/h, en la octava posición de este departamento.

En carrera, con cargas de combustibles iguales, los de Stuttgart no fueron tan dominantes, y es que tanto el mejor Mercedes como Ferrari y Renault estuvieron por arriba de los 206 km/h; sin embargo, la forma de entregar la potencia era visible en la carrera.

La situación fue peor para Ferrari. Únicamente los coches oficiales aspiraron a los puntos, mientras su principal cliente, Sauber, no mostró nivel competitivo en ningún departamento. En carrera, la casa de Hinwil estuvo cuatro segundos por debajo del registro de Fernando Alonso en su mejor vuelta cronometrada. En calificación, la brecha fue de dos kilómetros.

No obstante, contrario a lo esperado, cinco coches únicamente fueron retiro por problemas con la unidad de poder, lo que contradijo a los especuladores que solo esperaban ver 12 autos en la meta ante estos nuevos motores.    

Esperan una rectificación

El director del equipo Red Bull, Christian Horner, está convencido de que el australiano Daniel Ricciardo, descalificado de la primera carrera del año al no respetar el límite de combustible, recuperará su segundo puesto toda vez que ellos no consideran haber infringido las leyes. “No es culpa de Daniel, y tampoco creo que sea culpa del equipo, ya que hemos cumplido con las normativas. Estoy muy decepcionado, muy sorprendido. Espero que con el proceso de apelación quede claro que el coche se ha ajustado a las reglas en todo momento”, expresó el directivo.

Cifras

206.436 km/h logró Nico Rosberg como velocidad punta durante el domingo del Gran Premio de Australia.

173.636  km/h obtuvo el alemán Sebastian Vettel como máxima velocidad durante su corta estadía durante la carrera.

3.47 km/h existió de diferencia en la velocidad punta entre Fernando Alonso (Ferrari) y el coche de Esteban Gutiérrez, integrante de Sauber.

35 segundos en carrera logró de ventaja el mejor coche propulsado con Mercedes respecto al Ferrari de Fernando Alonso.