Lewis lo sabe, Rosberg es más rápido

Un análisis arroja que el germano promedia más velocidad que su compañero y para muchos Nico y no Hamilton es la carta fuerte de la escudería Mercedes para el próximo año

Nico Rosberg, piloto de Mercedes
Nico Rosberg, piloto de Mercedes (AP)

Ciudad de México

Sin duda la mala carrera en el Gran Premio de Rusia, en la que el alemán salió de competencia tras el giro ocho por un problema en el auto, le perjudicó a Nico Rosberg, que terminó cediendo a Sebastian Vettel el segundo puesto en el campeonato de pilotos por siete puntos.

Nico está más encantado con la llegada de su primer hijo y la belicosidad hacia Lewis Hamilton, que hizo del pasado ciclo un entretenido drama, ha dado paso a una aceptación amistosa por parte del germano. Y es que para Mercedes, Nico tarde o temprano será el campeón, su cometido es seguir proveyendo y mejorando el automóvil con el que han dictado condiciones durante dos años, para cuando llegue el momento del piloto de 30 años.

Hamilton ha admitido en repetidas ocasiones que él no posee la capacidad que tiene Rosberg para analizar los datos de los ensayos libres. Esa cualidad de genio dentro del piloto absorbe una tendencia que, similar a múltiples deportes profesionales, están siendo influidos por el análisis estadístico y su aplicación en la creación de planes de trabajo.

Aunque en este momento Nico está detrás de Hamilton por 73 puntos y a falta de cuatro fechas, ya parece haber un aire de resignación del hijo de Keke Rosberg, no hay que olvidar que previo al GP de Hungría, la distancia entre ambos era menos de una carrera (cada competencia otorga 25 puntos al ganador) y luego Lewis ganó cuatro de las siguientes seis y Rosberg no ha vuelto a lo más alto del podio.

El percance en Rusia muy bien pudo haberle costado el campeonato, ya que Lewis solo necesita ganar la siguiente para hacerse inalcanzable y alzar su tercer título de la máxima categoría.

Rosberg entregó nueve podios en las primeras nueve carreras de la campaña 2015, incluyendo tres primeros, dos de ellos consecutivos, en España y Mónaco. Sin embargo, precisamente en Hungría, cuando debió acercarse más a Lewis, su estrella comenzó a declinar, quedó octavo en ese compromiso y sufrió su primer retiro del año en Rusia, tras un esperanzador segundo sitio en Japón.

Una mitad de año buena y luego un mediocre segundo capítulo, algo que puede achacarse a la inexperiencia.

Una calca de 2014, donde un inicio al tú por tú con el bretón, le vio ausentarse de primer lugar desde Alemania y no volvió a ganar una carrera sino hasta Brasil, y en el pasado ciclo pudo haber ganado el título si se daban combinaciones, pero terminó en 14 en Abu Dhabi cuando necesitaba el primer lugar.

Al final, lo que sabe todo experto de la F1 es que según un análisis estadístico dado a conocer en el número de octubre de la revista oficial de F1, Rosberg es 0.015 segundos más rápido que Hamilton.

Es de hecho lo que toma parpadear, y es donde se nota la diferencia entre los dos flechas plateadas, que Lewis es un retador del peligro, famoso por tomar riesgos, por esa estampa de rebelde que le llama a criticar las decisiones de su equipo cuando le han pedido que le deje el pase libre al germano. Y Nico es metódico, científico, todo un Golden boy que en los planes de la escudería para 2016 estará en primer plano, aún antes que Hamilton, por lo que al parecer solo es cuestión de tiempo para ver a Nico con su primer campeonato.