Mercedes quiere tomar medidas para frenar la disputa Hamilton-Rosberg

Tras el incidente que tuvieron el domingo pasado en Austria, el jefe del equipo Toto Wolff comentó que si ellos no saben "cómo deben pilotear, deberemos pensar por ellos"

Toto Wolff, jefe del equipo Mercedes
Toto Wolff, jefe del equipo Mercedes (Reuters)

Spielberg, Austria

Lewis Hamilton y Nico Rosberg tienen fama de "infantes terribles" y tras los nuevos incidentes entre ambos pilotos de Mercedes durante el Gran Premio de Fórmula 1 en Austria, también el jefe del equipo Toto Wolff perdió la paciencia.

"Voy a poner mi cabeza en un cubo de hielo", dijo el austríaco, en general de temperamento tranquilo, antes de partir hoy de Spielberg. Es que Wolff sabe que necesita una cabeza fría antes del próximo Gran Premio en Silverstone.

Es posible que el director deportivo piense que es hora que desde el muro se tomen nuevamente las riendas. "Tal vez haya que tomar medidas impopulares y no dejar que compitan entre ellos", manifestó Wolff tras el dramático final en el Gran Premio de Austria el domingo.

El británico se impuso al final de la carrera en la que otra vez chocó en la última vuelta con su compañero Rosberg, cuando ambos lideraban la prueba. Como consecuencia del golpe, el alemán y líder del campeonato perdió su alerón delantero y quedó finalmente cuarto, tras ser adelantado por el holandés Max Verstappen, que terminó segundo, y el finlandés Kimi Räikkönen, que fue tercero.

Rosberg encabezaba la carrera al entrar en el último giro al circuito de Spielberg, pero Hamilton tenía mejor ritmo, así que el británico encontró un hueco y atacó por el exterior. En la curva, el alemán se fue largo y el británico lo tocó al girar.

"Si ambos no entienden cómo deben pilotar, deberemos pensar por ellos", aseguró Wolff y adelantó: "Pondremos todas las cartas sobre la mesa".

No fue la primera vez esta temporada que entre los dos pilotos de las "flechas de plata" hubo fuertes desentendimientos en plena competencia. En mayo, en Barcelona, Hamilton y Rosberg también colisionaron. Entonces, los dos quedaron fuera de carrera.

"Después de Barcelona pensamos que habían aprendido", dijo Wolff. "No quiero más contacto entre mis pilotos en la pista. Una colisión entre dos colegas es algo que no puede suceder en ningún equipo", afirmó y enfatizó que los pilotos deben hacer caso a las órdenes de equipo, algo que no será tan fácil de cumplir para el triple campeón del mundo.

Hamilton insistió en que quiere ganar las carreras a toda costa. "Por eso estoy aquí. Como piloto no quieres que te den órdenes", dijo el británico, de 31 años. Rosberg, en cambio, manifestó que "aceptará la decisión, si es lo que ellos quieren".

Hasta ahora, Mercedes les había dado vía libre, lo que teniendo en cuenta el amplio dominio de la escudería, al menos aseguraba un poco de diversión y estímulo entre los pilotos.

Los rivales Ferrari y Red Bull aparentemente no están tampoco en condiciones esta temporada de meterse en una pelea por el título aprovechando las desinteligencias entre los pilotos de Mercedes.

"Estamos generando los titulares. La Fórmula 1 también vive de tales historias", dijo Wolff. Sin embargo, confiesa que prefería prescindir de títulos como pilotos "sin cerebro" o "infantes terribles".

El próximo domingo en Silverstone, Rosberg (153) no solo tendrá que correr nuevamente contra Hamilton (142), sino contra casi 100 mil espectadores británicos.