Dos pilotos de Indy 500 fueron asaltados a mano armada

Scott Dixon y Dario Franchitti fueron despojados de sus pertenencias cuando fueron a buscar la cena para sus compañeros

Scott Dixon
Scott Dixon (AP)

Indianápolis

Después de ganar la pole para las 500 Millas de Indianápolis, obtener un cheque de 100.000 dólares y conceder las acostumbradas entrevistas en el circuito, Scott Dixon quería relajarse. En vez de ello, se llevó el susto de su vida.

Cuando ordenaban la cena para sus compañeros en Taco Bell, uno de los pocos restaurantes de comida rápida que seguían abiertos cerca del Indianapolis Motor Speedway, Dixon y el también piloto Dario Franchitti fueron asaltados a punta de pistola mientras esperaban en el carril de atención a automovilistas.

Nadie resultó lesionado. Dos adolescentes, de 15 y 14 años, fueron arrestados poco después.

“Mientras ordenaban con las ventanillas abajo, dos chicos armados se acercaron”, dijo Tony Kanaan, compañero de Dixon en la escudería Chip Ganassi Racing. “Apuntaron con una pistola a la cabeza de Dixon y le exigieron que entregara la billetera y el teléfono. Uno no espera que esto ocurra, mucho menos acá”.

El robo ocurrió poco antes de la 10 de la noche del domingo, a menos de kilómetro y medio de uno de los recintos más famosos del automovilismo. En esa pista, Dixon había conseguido recién la primera posición de largada para la carrera del domingo.

La policía no ha revelado qué pertenencias les fueron robadas a Dixon ni a Franchitti, quien ha ganado tres veces la Indy 500.

Para el lunes, ambos pilotos volvieron a la pista de prácticas, donde Dixon tomó con humor las bromas que le hicieron sobre el incidente.

El dueño de su escudería escribió en Twitter que el asalto podría costarle a Dixon la cancelación de un contrato de patrocinio con Taco Bell.

Kanaan comentó que, siendo brasileño, está un poco más acostumbrado a lidiar con “estas cosas”.

“Scott Dixon y Dario Franchitti están completamente bien después de ser asaltados la noche anterior por dos hombres en un restaurante de comida rápida”, informó la escudería en un comunicado. “Permitiremos que los departamentos policiales de Speedway/Indianápolis manejen esta situación y, mientras realizan sus investigaciones, nos abstendremos de hacer más comentarios, a fin de permitir que Scott se concentre en las 500 Millas de Indianápolis”.