La reaparición de Renault

La escudería francesa regresa a la máxima categoría después de cinco años de ausencia, y con dos pilotos jóvenes intentará conseguir puntos

El monoplaza de la escudería francesa, en el que sobresale el color negro
El monoplaza de la escudería francesa, en el que sobresale el color negro (Reuters)

Ciudad de México

La temporada 2016 de Fórmula Uno marcará el regreso a la máxima categoría de Renault, como escudería. La marca francesa se despidió del serial tras la campaña 2011, ya que para el año siguiente se convirtió en Lotus.

Sin embargo, tras una serie de rumores, la marca adquirió los derechos de Lotus, para volver a F1, en la que estaba como proveedor de motores de Red Bull, junto al que conquistó cuatro títulos entre 2010 y 2013 y al que le seguirá brindando las plantas de poder.

De la mano del español Fernando Alonso, Renault conquistó los campeonatos de pilotos y de constructores en 2005 y 2006, pero a partir de ahí solo tuvo problemas, e incluso en 2009 terminó como octavo en la clasificación, con apenas 26 puntos, a pesar del regreso del conductor ibérico, para despedirse finalmente en 2011. Aunque Lotus terminó en el lugar seis la temporada pasada con el francés Romain Grosjean y el venezolano Pastor Maldonado como pilotos, ninguno se mantuvo con Renault; el galo se marchó al nuevo equipo Haas, mientras que el sudamericano perdió su lugar tras la salida de su patrocinador.

En cambio, la escudería francesa recupera para la Fórmula Uno al danés Kevin Magnussen, quien impactó en su debut en F1 con McLaren al terminar segundo en Australia, y cerró 2014 con 55 puntos, para ocupar el lugar 11, pero perdió su asiento en el equipo de Woking, precisamente por Alonso. Su coequipero será el británico Jolyon Palmer, quien se coronó en GP2 en 2014, y fungió como piloto de pruebas de Lotus el año anterior.