¿El fin de un monopolio?

Este jueves, tiempo de México, arranca la temporada 2014 de Fórmula Uno. Red Bull deberá sobreponerse a lo largo del año de sus problemas, mientras Ferrari y Mercedes lucen como los contendientes por la corona

Sebastian Vettel
Sebastian Vettel (AFP)

CIUDAD DE MÉXICO

La Fórmula Uno llega a una nueva etapa, con grandes modificaciones en los motores, y los proyectos que iniciaron hace dos años en algunas escuderías deberán demostrar su desarrollo este 16 de marzo, cuando se dispute la primera fecha del calendario 2014 en Melbourne, Australia, en el inicio de una contienda que parece coronará a un nuevo rey.

Tras cuatro años de dominio de la dupla Red Bull y el piloto alemán Sebastian Vettel, parece que el cuento de hadas llegará a su fin, pero no por ellos, sino por un factor externo. La marca francesa Renault, quien les provee de motores, parece aún no comprender con exactitud la

funcionalidad del nuevo Sistema de Recuperación de Energía (ERS).

El denominado ERS otorgará potencia extra a las plantas de poder de seis cilindros y de 1.6 litros, gracias a la recuperación de los gases expulsados por el escape así como por la energía retomada de la acción de frenado.

La marca francesa de autos no ha encontrado la solución y eso entorpeció el trabajo de los actuales monarcas en los test, quienes apenas rodaron mil 706 kilómetros contra 4 mil 973 que obtuvo Mercedes.

Red Bull ha con ado el desarrollo de su coche en su nuevo hombre de experiencia: Sebastian Vettel. Ya sin el australiano Mark Webber, el cuatro veces campeón del mundo dependerá de otro aussie para concretar los planes del monoplaza RB10, Daniel Ricciardo, quien arriba al equipo estrella tras dos campaña con Toro Rosso.

Pero los rivales a vencer son los alemanes. Mercedes arribará con una dupla fuerte y consolidada.

Por un lado, el británico Lewis Hamilton desea su segundo título. En su primera campañacon las echas plateadas logró una victoria (Hungría), pero demostró que si el coche es contable en carrera puede arrasar en la campaña al sumar cinco poles position, cuatro de ellas consecutivas (Gran Bretaña, Alemania, Hungría y Bélgica).

Junto a él tendrá a un competidor que vivirá su año clave; el alemán Nico Rosberg. Su antiguo rival en la GP2 Series logró dos triunfos en el 2013 (Mónaco y Gran Bretaña), además de tres posiciones de honor.

Durante varios años, el hijo del campeón del mundo finlandés Keke Rosberg, dijo necesitar un coche competitivo para lograr emular a su progenitor, y ahora, parece que ya lo tiene. Si Hamilton gana la corona o naliza por encima de él con amplia claridad, podría considerarse un fracaso del piloto germano.

FERRARI, EL MONSTRUO ESTÁ DE REGRESO

La casa de Maranello trabajó con un esquema simple desde la era de Michael Schumacher. Un piloto estrella y un subordinado. El primero sería el que iría por los triunfos, los campeonatos; quien se llevaría los re ectores.

El segundo el escudero el, capaz de sacrificarse en cualquier instancia, un papel que desarrollaron dos brasileños: Felipe Massa y Rubens Barrichello, y el irlandés Eddie Irvine, todos con momentos de gloria.

Eso ha terminado. Luca di Montezemolo, director de Ferrari, instruyó a Stefano Domenicalli, jefe de la casa de Maranello, para colocar presión
al asturiano Fernando Alonso, quien tras cuatro años con ellos no ha logrado el título prometido, el tercero para su carrera, y sin embargo, sí ha culpado en diversas ocasiones al equipo.

De hecho tras estas campañas solo ha obtenido 11 triunfos. Para acabar con esto, contrataron al nlandés Kimi Räikkönen, ganador del título en 2007 y quien tras dos años con Lotus recuperó su hambre por el éxito en la máxima categoría.

Iceman sabe que en la guerra mental puede batir a su compañero de equipo, y es que el asturiano vivirá una situación similar a la de 2007 contra Lewis Hamilton en McLaren.

MCLAREN ENRECONSTRUCCIÓN

Los de Woking reestructuraron su escuadra para evitar un fracaso. El monoplaza del piloto alemán como en 2013 cuando no sumaron un solo podio.

Solamente Jenson Button sobrevivió a un cortadero de cabezas que dejó fuera al mexicano Sergio Pérez para traer en su lugar al danés Kevin Magnussen, en quien confían, puede ser la nueva superestrella de la Fórmula Uno y ser campeón en poco tiempo.

La mesa directiva también ha cambiado. Martin Whitmarsh está fuera del organigrama tras su error, y en su lugar llegó el francés Eric Boullier, el hombre que llevó a Lotus a convertirse en la escuadra capaz de luchar por las victorias con menor presupuesto respecto a Red Bull y Ferrari.

Además, Ron Dennis retomó el control de su escuadra. Al final, después de 19 carreras, solo un equipo y un piloto sobresaldrán sobre el resto.

Los demás deberán regresar a sus cuarteles generales para alistar un 2015 en donde de nueva cuenta la ley de la supervivencia se hará valer.

LOS DE MEDIA TABLA

La lucha por las victorias parece acaparada por los favoritos de siempre, sin embargo, los equipos involucrados en la Fórmula Uno no solo pelean por el podio, sino también por puntos y dinero que otorga el estado del campeonato.

Force India, Sauber, Williams, Lotus y Toro Rosso se engloban en el grupo de en medio con dos escuadras destacando; Force India y Williams.

La primera armó un equipo con dos experiementados (Nico Hulkenberg y Sergio Pérez), mientras la segunda adquirió la experiencia del brasileño Felipe Massa, y durante los entrenamientos logró llevar al coche a los primeros sitios.

FERNANDO ALONSO

El esperado. Confía en que su quinto año con Ferrari será como el de Schumacher, y logrará su primer título con ellos. Durante los entrenamientos se ha mostrado sólido y confía en el bajo consumo de combustible que las plantas de poder de la casa italiana han presumido durante los tests del 2014.

KIMI RÄIKKÖNEN

El retorno. Hace unos años, salió por la puerta trasera de Ferrari para dejarle su sitio a Alonso. Ahora, durante la pretemporada, fue el único
capaz de romper el dominio de los motores Mercedes. En Maranello confían en que ahora ha madurado y está listo para echarse al equipo en al espalda y ganar un nuevo título.

NICO ROSBERG

Sobrevivir. El piloto alemán ha ganado tres grandes premios en la Fórmula Uno. Es un hombre que sabe sumar puntos, pero parece no tener aún la confianza paraarriesgar en todo momento. En ocasiones prefi ere no ser veloz y buscar las unidades, aunque el monoplaza esté listo para poder aspirar al podio.

LEWIS HAMILTON

El favorito. Lewis Hamilton fue el más consistente en los entrenamientos; durante el año pasado con Mercedes, se mostró veloz, pero en varias
ocasiones dejó escapar puntos vitales al tratar arriesgar de más. Su talento está más que probado para poder sumar una nueva corona dentro de la Fórmula Uno y cumplir con su sueño.

SEBASTIAN VETTEL

El tetracampeón. El alemán afrontará el año que todos esperaban. Se verá con diversas desventajas y no solo deberá remar contra corriente, sino que además tendrá que ayudar en el desarrollo y, tal vez, cargar con todo el peso del campeonato de equipos dada la inexperiencia de su nuevo
coequipero Daniel Ricciardo.

JENSON BUTTON

El líder. Para McLaren será el hombre clave en el primer año del danés Kevin Magnussen. Los británicos esperan que su nuevo piloto aprenda
pronto, pero Button deberá ser preciso en su manejo para quitarse la espina del 2013, año en que en clasifi cación lució débil ante Sergio Pérez. Ahora va por su segunda corona.