Williams: El caballo blanco

Con la alianza entre Williams y los motores Mercedes, el equipo británico tuvo buenos resultados en 2014 y espera crecer aún más esta temporada

El FW37 de Williams
El FW37 de Williams (La Afición )

Ciudad de México

La última vez que Williams había terminado entre los primeros tres lugares del campeonato de constructores fue en 2004, cuando tenía como pilotos a Juan Pablo Montoya y Ralf Schumacher y motores BMW, hasta que diez años después repitió la hazaña. El equipo británico completó el podio de equipos la temporada anterior y sueña con dar otro paso al frente en la Fórmula Uno.

Tras años de tristezas, alejado de ofrecer competencia, la escudería de Frank Williams encontró a su pareja ideal en Mercedes, que se convirtió en su proveedor de motores en 2014.


El éxito de la escudería alemana para adaptarse a las nuevas reglas de la Fórmula Uno se reflejó también en el taller de Grove, que volvió a pelear por los puntos importantes. Otro factor clave fue encontrar la pareja ideal de pilotos. El finlandés Valtteri Bottas había tenido algunos puntos en 2013, pero la campaña anterior fue la de su confirmación en la máxima categoría, con seis podios y un cuarto lugar final, solo detrás de los Mercedes y de Daniel Ricciardo, de Red Bull.

Para acompañarlo, Williams contrató en 2014 al brasileño Felipe Massa, quien aportó la cuota de experiencia en reemplazo del venezolano Pastor Maldonado, que le había dado una victoria a la escudería británica la campaña previa.


El sudamericano pasó años como el escudero de Michael Schumacher en Ferrari, y no tiene problema en ser un complemento para Bottas, quien lo superó en puntos en 2014. Con todo ello, Williams se ilusiona con competir con Red Bull y Ferrari por un teórico segundo lugar en el campeonato de constructores. Los ensayos previos en España han servido para fortalecer ese sueño, ya que los automóviles blancos solo quedaron detrás de Mercedes, e incluso se impusieron en alguna fecha, en Montmeló.

El FW 37 mantiene la estructura que el año anterior llevó a la escudería a los primeros planos, y solo corrigió algunos detalles.

Una de las tareas pendientes era la del trabajo en pits, que no estuvo a la altura de un equipo contendiente el año anterior y que se encargó de pulir durante la pretemporada.

Williams desea dar el siguiente paso y buscar algún primer lugar, ya que Bottas nunca ha escalado a lo más alto del podio, mientras Massa tuvo varias oportunidades la campaña anterior que no concretó.

Si los motores Mercedes mantienen la evolución, la escudería británica dará más de una sorpresa en 2015.