Daniel ‘el mariachi’ Ricciardo, de paseo en Garibaldi

El piloto de Red Bull, por unas horas, disfrutó de la capital del país; incluso, degustó algunos antojitos nacionales en Garibaldi

Ciudad de México

Por unas horas, Daniel Ricciardo fue un turista en la Ciudad de México, hizo un recorrido en autobús por Avenida Reforma y el Centro, hasta llegar a Garibaldi, donde escuchó mariachi e incluso se animó a probar el guacamole y los pambazos.

El piloto de Red Bull, uno de los más carismáticos de la parrilla, siempre sonrió, y aunque pidió agua para contrarrestar el picante, se mostró feliz de conocer la capital del país antes del Gran Premio del 1 de noviembre.

"México es muy bonito, he visto algo de la ciudad y ha sido agradable dar una vuelta, tiene muchos lugares distintos, pero lo más importante es que la gente parece muy feliz, es muy agradable; cuando entré a Fórmula Uno solo iba al circuito y al hotel, ahora intento disfrutar más de los lugares a los que voy".

Tras un Gran Premio de Estados Unidos en el que terminó en décimo lugar, para rescatar un punto después de tener un impacto, el australiano llega a México consciente que pensar en un podio es difícil.

"De mi posible actuación no tengo idea, creo que las curvas ayudarán al carro, pero luego hay una larga recta, así que no sé dónde nos ponga eso, espero que la gente lo disfrute, que haya un buen ambiente; que la lluvia nos ayude, porque si hay una carrera normal, un podio luce complicado".

Respecto a la carrera, aseguró que hay dos factores principales a tomar en cuenta, que la puesta a punto sea la correcta, y luego contrarrestar la altitud, tanto físicamente como para el automóvil.

"Hay algunas variables en el Autódromo, como que es nuevo para todos y debemos encontrar si hay algunos secretos en el trazado, y la altitud también será un factor, pero me gustan los retos y ojalá sea un buen fin de semana para todos".

Ricciardo fue líder por algunas vueltas en Austin el domingo y aunque fue poco tiempo, aseguró que la sensación de volver a estar a la cabeza fue extraordinaria.

"Fue bueno estar en la punta de nuevo, cuando le quité el primer lugar a (Lewis) Hamilton pensé que sería nuestra carrera, desde la mañana tenía buenas sensaciones, y la calificación salió bien, la carrera iba bien, tenía una sonrisa cuando iba primero, es una lástima que no terminó así".

El australiano no tuvo dudas sobre que Red Bull seguirá en la máxima categoría, a pesar de los problemas para encontrar un proveedor de motores; "nos veo corriendo el próximo año, intentaremos ser competitivos, con el que consigamos quiero ganar, y espero que nos dé la mejor oportunidad de hacerlo".

Ricciardo también bromeó sobre el regreso del mexicano Esteban Gutiérrez a la parrilla, al referirse a la entrada a la Fórmula Uno del equipo Haas. "¿Ya anunciaron al segundo piloto? No, bueno, pero ya todos podemos adivinar quién será".