Peterhansel asaltó la cima en el Dakar

En la penúltima etapa, Stéphane movió del primer lugar a Nani Roma, en el trayecto El Salvador-La Serena

Stéphane Peterhansel, a la caza de Roma
Stéphane Peterhansel, a la caza de Roma (Reuters)

Ciudad de México

Estuvo muy claro que se ordenó un alto al fuego en la escudería de autos Mini. Pero el legendario Stéphane Peterhansel disparó al corazón de su principal rival Nani Roma, el favorecido por ese armisticio, y lo desplazó del primer lugar de la posición general al cumplirse la penúltima etapa del Rally Dakar Sudamérica.

Llamarlo Peterhansel o Monsier Dakar da lo mismo. El francés, 11 veces campeón de esta mítica carrera, ganó la etapa entre El Salvador-La Serena, con las dunas dominando la escena.

Peterhansel, casi sobre la línea, aceleró a fondo y le sacó poco más de tres minutos y medio al qatarí Nasser Al-Attiyah y casi seis a Roma, en ese trío de pilotos del Mini, cuya escudería trató de evitar una lucha fratricida que los pudiese dejar a todos en el camino por exigir los motores u otros factores.

La orden de Mini decidió que Peterhansel, quien se había arrimado a Roma en la general, baje el ritmo y no supere al español en las últimas tres etapas de la carrera. Así, el triunfo del catalán parecía inamovible.

Pero ahora, Peterhansel le lleva casi lo que dura un bostezo a Roma, apenas 26 segundos.

"Tuve un comienzo difícil; fuimos juntos con Roma, luego había una duna; lo esperé pero al final llegué delante de Nani", dijo Peterhansel.

Se le preguntó si "la carrera estaba viva", a lo que el francés respondió "vamos a ver una vez que hablemos con nuestros jefes". Un día antes, Peterhansel dijo que se le había ordenado no pasar a Roma.

El argentino Orlando Terranova, quinto en la general, conoce de cerca a Peterhansel por ser también su compañero en Mini.

"Peterhansel no nació para ser segundo, y menos cuando se lo piden", dijo Terranova a su llegada a La Serena. "Ahora veremos qué pasa".