Sergio Pérez se va decepcionado de Hungría

El piloto mexicano consideró que la nueva versión del coche es un aliciente para estar peleando mejores posiciones, siempre y cuando, no suceden imprevistos

Sergio Pérez
Sergio Pérez (Reuters )

BUDAPEST, Hungría

El mexicano Sergio Pérez (Force India), que este domingo no finalizó el Gran Premio de Hungría por un problema mecánico, declaró que tiene "muchas razones para estar decepcionado" después de un fin de semana "muy duro".

"Ha sido un fin de semana muy duro, de viernes a domingo. Tengo muchas razones para estar decepcionado por la carrera ya que sentía que podía sumar puntos", señaló Pérez.

"Las primeras vueltas fueron muy intensas y hemos ganado muchas posiciones, pero el contacto con Pastor (Maldonado) comprometió mi carrera. Yo fui cauteloso y le dejé mucho espacio, pero no fue suficiente", relató el mexicano sobre su percance con el piloto venezolano.

"Después de eso conseguir puntos era un reto y finalmente algunos problemas con el freno pusieron fin a mi carrera", añadió Pérez, que se tuvo que retirar en la vuelta 54.

A pesar de haber completado un fin de semana lleno de contratiempos -el viernes sufrió un aparatoso accidente tras perder el control de su monoplaza-, el piloto encontró una lectura positiva al GP de Hungría.

"Hasta el choque con Pastor el coche iba muy fuerte y me ofrece confianza para obtener buenos resultados en la segunda parte de la temporada", concluyó.

El Gran Premio de Hungría lo ganó el alemán Sebastian Vettel (Ferrari).

Pérez llegaba a Hungría tras encadenar dos carreras terminando noveno, Gran Bretaña y Austria.

Este año consiguió puntuar también con un décimo puesto en Australia, un octavo en Bahréin y un séptimo en Mónaco. Fue además undécimo en China y Canadá, y decimotercero en Malasia y España.

En la clasificación general de la temporada es 13º con quince puntos.