Sergio Pérez ha vuelto

El mexicano está teniendo un buen cierre de temporada y ha superado lo que su coequipero Jenson Button ha hecho, al puntuar en cuatro de las últimos cinco carreras; eso le permite pensar en seguir en McLaren.

Button y Pérez caminando en el paddock
Button y Pérez caminando en el paddock (Cortesía McLaren)

Ciudad de México

A mitad de año el futuro del piloto mexicano Sergio Pérez lucía incierto, pero ahora, a dos carreras del final de la campaña de la Fórmula Uno, todo apunta a que se mantendrá en McLaren, al menos por una temporada más, tras el cierre que está teniendo, y es que parece que la historia del 2011 y 2012 comienza a repetirse.

Pérez ha vencido a su coequipero en dos de las últimas cuatro carreras, aunque pudieran ser tres tras la pinchadura de neumático en Corea del Sur que lo privó de estar en los puntos cuando peleaba por el top cinco, más aún, el egresado de escudería Telmex se está convirtiendo en un especialista en rebases en la arrancada.

De momento es el competidor que más posiciones gana en el inicio de carrera, 20 totales, solo por detrás de las 31 de Pastor Maldonado (Williams), contrarrestando las fallas del MP4-29.

Checo ha dado un paso más grande en calificación. De las últimas siete pruebas, en cuatro ocasiones ya superó a su compañero, mientras en una más (Corea), la diferencia entre ambos apenas fue de una posición a favor del inglés. El mexicano lleva dos carreras saliendo desde los 10 primeros (India y Abu Dabi). En resumen, comienza a encontrar el truco para ser exitoso en McLaren.

La presión ha sido una constante en los últimos tres años para Pérez, pero en lugar de mermarlo parece fortalecerlo. Cuando Checo quedó fuera de los puntos en la carrera de Australia, primera fecha, la prensa inglesa pedía su cabeza y mantenían los ataques sobre el director del equipo, Martin Whitmarsh, de que debía haber firmado al escocés Paul di Resta en lugar del tapatío. Los comentarios no cedieron en las primeras siete fechas, y es que, mientras Jenson Button llevaba 25 puntos (con cinco competencias en los 10 mejores), el originario de Jalisco únicamente obtuvo 12 unidades en el mismo lapso.

En ese periodo, las clasificaciones tampoco sonreían al egresado de Sauber. El campeón del 2009 golpeó al mexicano en cuatro de siete. Las críticas aumentaron, tal como sucedió hace dos años en su debut dentro de la máxima categoría y cuando el japonés Kamui Kobayashi cargó con el peso de la casa suiza, y a Pérez no le quitaban el calificativo de pay driver, es decir, que su asiento en Fórmula Uno estaba condicionado por el dinero inyectado por Carlos Slim. Un año después, Pérez logró tres podios con Hinwil que le sirvieron para catapultarlo a uno de los equipos más importantes de la F1.

Pérez de nueva cuenta se encuentra bajo presión, pero comienza a despuntar y a sacar su máxima cualidad a relucir: la conservación de neumáticos. Un factor que al menos permanecerá por una campaña más tras la renovación de Pirelli para la siguiente campaña, una cualidad que podría ayudar a McLaren a tener un despunte en la próxima temporada y regresar a la contienda ante Ferrari, Red Bull y Mercedes.