“Mi ritual: llegar lo mejor preparado a cualquier pista”: Ricardo Pérez

Desde sus inicios en los Karts cuando era niño, hasta hoy que compite en un Ferrari, el piloto mexicano ha sido un genuino profesional de las carreras; aquí habla de los sacrificios y esfuerzos que exige esta emocionante vida.


Ricardo Pérez de Lara nació en la Ciudad de México en 1975. Le gusta el golf y su pista favorita para competir es el Autódromo Hermanos Rodríguez.
Ricardo Pérez de Lara nació en la Ciudad de México en 1975. Le gusta el golf y su pista favorita para competir es el Autódromo Hermanos Rodríguez. (Cortesía Telcel Benotto)

Ciudad de México

Serio, formal, reservado, observador… son características que transmite este joven que comenzó su pasión automovilística a los 13 años y ganó su primer campeonato en 1997 en autos Fórmula 2.

Acepta platicar en su sobria oficina, en el último piso de un edificio de más de cinco niveles, donde entran y salen operadores telefónicos del call center que Ricardo Pérez de Lara Gisholt fundó hace más de 10 años y que actualmente emplea a más de 800 personas.

Cuenta con más de 25 años de experiencia en carreras de automóviles, desde los karts en Cuernavaca a los 13 años hasta los autos tipo Fórmula. Ahora participa en el Ferrari Challenge North America 2014, donde peleará por el título de la temporada de la mano de Telcel Racing, así como del proyecto ALCE Motorsports y Racing for México.

Su primer campeonato lo consiguió en 1997 a bordo de los autos de la Fórmula 2 mexicana bajo el patrocinio del Herdez Competition Team; un año más tarde se convirtió en el campeón de la Fórmula 3 mexicana por equipos y en 1999 finalizó como subcampeón de la misma categoría. En 2000 culminó en el tercer lugar de la Fórmula 3 mexicana.

Después de correr cuatro años en autos tipo Fórmula, decidió probar suerte en autos turismo e incursionar en la categoría de los Mustang, también bajo el respaldo del Herdez Competition Team; ahí alcanzó el tercer lugar general en 2001. En 2003 finalizó en el cuarto lugar en Fórmula Renault.

Fue “novato del año” y campeón de la Clio Cup para el equipo Herdez-Junker Performance Racing y después probó fortuna en el Desafío Corona (hoy Nascar México). En 2007, como piloto de la Escudería Telmex, finalizó en el top ten de la Nascar y un año más tarde se convirtió en uno de los selectos pilotos en ganar la categoría al llegar primero en Zacatecas.

Hoy es tricampeón de la Súper Copa Telcel y a finales de 2013 lo llamaron para probarse en la categoría de los Ferrari Challenge. Vivirá más adrenalina a bordo de un Ferrari 458 de 570 caballos de fuerza, auto con el que ya rompió el récord de pista en el MSR de Houston, Texas, un autódromo de pruebas de 3.8 kilómetros de longitud.


¿La familia Slim se acercó a ti o fuiste tú quien se acercó a ellos?

Ellos me buscaron por los resultados que tuve en otros equipos, es un orgullo haber recibido esa llamada hace ocho años; estoy muy contento de pertenecer a este gran proyecto. Durante este tiempo he tratado de darles los mejores resultados, la verdad es que no basta ser amigo de alguien para estar ahí, es un proyecto en el que si no das resultados, pues te vas.


¿Cómo te preparas para una carrera?

Si quiero estar al nivel que se requiere para ganar un campeonato, hay que sacrificar muchas cosas, no desvelarse y cero fiestas. Hago deporte de alto rendimiento, aeróbico, musculatura, fuerza en los brazos y cuello porque la condición física es muy importante. Si te cansas a la tercera vuelta bajas el rendimiento y es ahí cuando tu contrincante se aprovecha.


¿Tienes un ritual?

No, mi ritual es siempre llegar lo mejor preparado a cualquier carrera en cualquier pista, y estoy seguro que haciendo eso, el que más trabaja, definitivamente tiene más ventaja. En cuanto a supersticiones y rituales, la verdad es que no, siempre me pongo primero el calcetín derecho y me subo del lado derecho del coche, pero no soy supersticioso (ríe).


¿Tienes un amuleto?

No, creo mucho en Dios y nada más me encomiendo a él; es lo único que hago.


¿Admiras a alguien?

A Ayrton Senna…, fue muy impactante su muerte. Hoy que veo todo lo que tenía de talento, basándome en los documentales y de lo que me acuerdo, él es mi modelo a seguir. Pero la verdad es que sigo los pasos del piloto (Sergio) Checo Pérez, porque es el único mexicano que ha llegado a cuatro podios en Fórmula 1, no es fácil. Lo conozco desde muy niño y he visto su carrera, es admirable el sacrificio que ha hecho. Sí tiene un gran apoyo de Telcel, pero irte a vivir a los 14 años a Europa, sin ser famoso, no es nada bonito. Me consta, y valoro mucho su esfuerzo y las agallas que tiene.


¿Has tenido un accidente?

Hay dos tipos de pilotos: los que ya tuvieron un choque muy fuerte y los que lo van a tener. Yo he tenido tres choques fuertes, pero hoy la seguridad es mucho mejor. Hace 20 años que no ha muerto un piloto de Fórmula 1. Antes moría uno cada mes. La tecnología ha avanzado en los coches y en los autódromos, pero lo importante es volver a subirte al coche. Y sí me da miedo…, el día que se te quite ese miedo, mejor retírate.


¿Cuando decidiste ser piloto lo aceptó tu familia?

Fue complicado al principio, pero cuando mis padres se dieron cuenta de que estaba dedicado a esto ciento por ciento a los 17 años, y que lo estaba haciendo bien, me apoyaron. Ha sido muy complicado conseguir los apoyos, el haber corrido en los equipos como Herdez y Escudería Telmex, son proyectos muy importantes.


¿Tus hijos no han sido una reflexión para dejar las carreras?

No es tema tanto de hijos o esposa…, por ahí hay un reporte científico que dice que vas tomando conciencia con la edad. Hoy los pilotos de Fórmula 1 tienen 18 o 19 años, en esa edad no tienes conciencia de nada, es un deporte para el que se necesita tener muchas agallas y un poco de falta de conciencia, pero mientras vas creciendo vas tomando un grado de conciencia.


¿Al mismo tiempo empezaste con tu empresa?

No. Me casé y tuve a mis hijos, así que tuve que buscar qué iba a hacer cuando se me acabara mi carrera de piloto, que algún día va a acabar, aunque espero que todavía falte mucho tiempo. Pero será el día que ya no esté dando resultados. No es mi hobbie, es mi profesión. Tuve que poner una empresa aleatoria para tener algo que hacer cuando acabara y mantener a mi familia.


¿Qué piensas del desempleo en México?

Esta empresa es un call center en donde tenemos muchos empleados. Todo lo que aplico aquí como políticas y dinámicas lo he aprendido del automovilismo, más allá de la profesión que tengo: soy licenciado en Administración de Empresas. Me costó mucho trabajo combinar el automovilismo con la carrera, me tardé, pero la terminé. Todo hay que hacerlo con pasión, con lucha y dedicación, y hay que trabajar todos los días por una meta; eso trato de hacer con mis empleados, decirles que luchen y no se den por vencidos. Todos los días tienes que levantarte con una meta en la cabeza, porque si todos los días estás cambiando y no sabes qué hacer y no eres constante y estable seguramente no vas a tener éxito. Para mí es más importante darles este tipo de consejos a mis empleados, que darles trabajo. Cada piso tiene frases motivacionales. Toda la empresa está llena de esas frases y muchas me motivan.


¿Cuál es la frase que más te gusta?

“La suerte existe cuando el trabajo y el camino se encuentran”. Tiene que ver algo con la suerte y el destino, pero si no estás trabajando…, también me gusta ésta: “Entre más trabajo, más suerte tengo”.


¿Tienes alguna anécdota que te haya marcado?

Sí, muchas, me pasan muy seguido, trato de no combinar el tema de las carreras con el tema de la empresa, pero un día en Zacatecas, en una carrera, bajando del podio un cuate me abordó y me dijo: “Muchas gracias por lo que me has enseñando en mi vida”. Después me comentó que trabajaba aquí y que me había seguido hasta Zacatecas para ver esa carrera. Cuando regresé le mandé a hablar y ahora es gerente.