El reto de comparar, por su primer título

El mexicano difícilmente tendrá un escenario más favorable como el que se le presentará este domingo para conseguir, tras cinco temporadas, su primer gran triunfo. Con campeón ya definido, las cosas cambiarán


Alonso, Vettel, Hamilton y Pérez
Alonso, Vettel, Hamilton y Pérez (Reuters)

CIUDAD DE MÉXICO

Checo Pérez 

A falta de tres carreras para que concluya la actual temporada, su objetivo es mantenerse entre los diez mejores pilotos del serial. Es muy complicado que le quiten el noveno sitio que ahora ocupa con 64 puntos.

El décimo lugar, Max Verstappen, de Toro Rosso, tiene 45 unidades. En cambio, Checo puede, con un buen cierre, aspirar al octavo o al séptimo sitio, que ahora tienen Daniel Ricciardo y Daniil Kvyat, ambos de Red Bull, con 74 y 76 puntos, respectivamente.

La realidad es que el mexicano ha hecho una excelente temporada en éste, su segundo año con la escudería Force India. Su coequipero Nico Hülkenberg se sitúa en el sitio 12 con apenas 38 puntos. La imagen del tapatío se ha solidificado, pese a contar con apenas 25 años, como un piloto en plena madurez.

Cuando muchos anticipaban su derrumbe, tras lo que se consideró una temporada (la del 2013) desastrosa con la otrora potente McLaren, ha reconfigurado su carrera ascendente de la mano de su carácter, de su capacidad técnica y del apoyo del magnate indio Vijay Mallya, dueño de su escudería, que sabe que si le entrega un buen auto, Checo lucirá con él.

Lewis Hamilton

Campeón de la Fórmula 1 por segundo año consecutivo y por tercera ocasión en su carrera. Pero sobre todo dueño de un estilo y una personalidad que lo ubican como un gran imán de taquilla que genera atención por donde quiera que aparezca.

Es confeso admirador del estilo temerario de Ayrton Senna y de Gilles Villeneuve, dos mitos del automovilismo que perdieron la vida en las pistas. De la mano de su escudería Mercedes puede implantar toda una dictadura en la F1.

Sebastian Vettel

Tetracampeón de la Fórmula 1, el alemán no se ha cansado de ganar. Por ello asumió el reto de dejar Red Bull (con los que celebró cuatro títulos) e ir a Ferrari para que los italianos vuelvan a la senda de los campeonatos. No lo ha logrado por el poderío de los Mercedes y Hamilton, relegándose a un segundo plano que solo le genera una mayor sed de protagonismo. Su estilo se ha tornado audaz y frío y tiene una personalidad nada fácil de sobrellevar.

Fernando Alonso

Tras su rotundo fracaso con Ferrari, no la ha pasado nada bien con McLaren. Está por cumplir una de sus peores temporadas, alejado del podio y cercano al fastidio y la molestia. Pero ha ratificado su compromiso de seguir con la escudería británica en espera de que los ingenieros de la misma le otorguen el auto que realmente lo pueda llevar a los títulos que lo convirtieron en uno de los grandes. Para ello, tendrá que mejorar mucho su relación con su equipo técnico.

Para revisar la versión impresa da click aquí