Protestas en Baréin previo a la Fórmula Uno

La población de Baréin han protestado por la realización de la Fórmula Uno; el país se encuentra en una crisis política 

Protestas en Beréin
Protestas en Beréin (EFE)

MANAMA, Baréin

Los principales grupos de la oposición bareiní acusaron hoy al régimen de falta de voluntad política para salir de la crisis y criticaron la celebración del Gran Premio de Fórmula Uno en el país pese a la represión de las protestas.

Estas denuncias contra las autoridades coinciden con nuevas manifestaciones y disturbios y con el inicio del Gran Premio de Baréin, tercera prueba del Mundial de Fórmula Uno.

El vicesecretario general del partido chií Al Wefaq, el principal de la oposición, Jalil Marzuq, señaló la necesidad de establecer una hoja de ruta y lamentó que las autoridades no les han presentado "soluciones reales".

También apuntó que no hay garantías de que el régimen, al que calificó de "sectario", vaya a respetar cualquier acuerdo que se alcance.

Marzuq insistió en que los opositores rechazan el uso de la violencia y pidió a las autoridades que cesen de reprimir las protestas pacíficas.

Por su parte, Fadel Abas, secretario general del panarabista Tagamu, criticó que los organizadores de la Fórmula Uno acepten la actuación policial de las manifestaciones con tal de que la carrera se desarrolle con seguridad.

En la misma línea, Mohamed al Shehabi, secretario general del islamista Ekah, lamentó que desde la Fórmula Uno no se presione a las autoridades de Baréin para que respeten los derechos humanos.

La policía se desplegó hoy dentro y fuera del circuito de Sakhir, mientras que los manifestantes continuaron bloqueando algunas calles y quemando neumáticos.

Según los activistas, una decena de personas ha sido detenida desde el comienzo de la jornada.

Grupos radicales han amenazado recientemente con perpetrar ataques durante el Gran Premio en Manama, en el marco de las protestas de los opositores contra esa competición.

En los últimos dos días, miles de personas han salido a las calles de Baréin para pedir reformas políticas y el fin de la Fórmula Uno en el país.

Baréin es un pequeño país del golfo Pérsico, escenario desde febrero de 2011 de manifestaciones a favor de reformas democráticas, lideradas por la mayoría chií frente a la monarquía suní gobernante.