ONG denuncian la muerte de un manifestante en contra de F1 en Bahréin

El joven cayó desde la azotea de un edificio en el pueblo de Shahrakan cuando la policía irrumpió en su casa para detenerlo, ya que era buscado tras ser condenado a cinco años de cárcel en rebeldía

Rosberg en el Gran Premio de Bahréin
Rosberg en el Gran Premio de Bahréin (Reuters )

MANAMA

Cinco ONG bareiníes denunciaron hoy la muerte a manos de la policía de un joven de 17 años, que falleció en la represión de las protestas contra el Gran Premio de Baréin de Fórmula Uno, disputado el pasado fin de semana.

El Centro de Bahréin para los Derechos Humanos y otras cuatro organizaciones han pedido que se investiguen de inmediato los hechos que llevaron al fallecimiento de Ali Abdulgani, que sucumbió hoy a las heridas sufridas el pasado 31 de marzo.

Según el Ministerio del Interior de Bahréin, el joven cayó desde la azotea de un edificio en el pueblo de Shahrakan cuando la policía irrumpió en su casa para detenerlo, ya que era buscado tras ser condenado a cinco años de cárcel en rebeldía.

Por el contrario, de acuerdo con las ONG, Abdulgani fue embestido por un vehículo policial conducido por agentes que intentaban arrestarlo.

"Ali se ha convertido en otra víctima de una carrera que no puede proceder sin (tener) graves repercusiones sobre las personas", indicó el abogado del Instituto de Baréin para los Derechos y la Democracia, Sayed Ahmed, en un comunicado.

"Mientras las luces de la carrera de Formula Uno brillaban, las autoridades han silenciado una vez más a la población mediante la fuerza", añadió la nota.

El director de Americanos por la Democracia y los Derechos Humanos en Bahréin, Huseín Abdalá, señaló que los "aliados estratégicos de Baréin, especialmente Estados Unidos y el Reino Unido, tienen que dejar claro a su socio que no van a tolerar el asesinato de adolescentes".

Abdulgani es el segundo manifestante que muere en Baréin en cuatro años por la represión policial de las protestas contra la carrera de Fórmula Uno en el país.

Los activistas de derechos humanos locales e internacionales han pedido repetidamente que se suspenda esta prueba del Mundial de Fórmula Uno, en protesta por las políticas y violaciones de las autoridades del reino.