Nico Rosberg busca repuntar en Austria

El piloto alemán tenía al alcance una tercera victoria, pero debió conformarse con un segundo en el GP de Canadá

Rosberg, ganador del Gran Premio de Mónaco
Rosberg, ganador del Gran Premio de Mónaco (AFP)

VIENA, Austria

Nico Rosberg aún no se perdona por no haber sido más agresivo ante Lewis Hamilton en Montreal, y ahora tendrá que recuperar terreno en el Gran Premio de Austria.

El piloto alemán tenía al alcance una tercera victoria, pero debió conformarse con un segundo en el GP de Canadá, en el que Hamilton se subió a lo más alto del podio y se despegó 17 puntos sobre su compañero en la escudería Mercedes.

Con el nivel que Hamilton ha tenido en lo que va de la temporada — cuatro victorias en siete carreras — Rosberg no tiene mucho margen de error.

Las victorias de Rosberg en España y Mónaco le acercaron a la cima de la tabla de pilotos, aprovechando que Hamilton figuró segundo y tercero, respectivamente. Pero no tuvo la misma suerte en Canadá.

"Canadá se me escapó el sábado", dijo Rosberg. "El haberme quedado corto en la clasificación afectó bastante mis posibilidades".

Los Mercedes han monopolizado la largada de privilegio en este campeonato. Pero la última vez que Hamilton o Rosberg no se apoderaron de la pole fue en el GP de Austria el año pasado. Ello no impidió que Rosberg se llevara la victoria tras largar tercero.

"Mi carrera en esta pista no pudo haber sido mejor. No tuvimos la clasificación que hubiéramos querido, pero no fallamos el domingo y la victoria fue fabulosa", dijo Rosberg. "Estoy seguro que otra vez enfrentaremos una fuerte competencia aquí, con Williams y quizás algunos otros".

La actuación de Hamilton también fue notable por lo audaz de su remontada, al pasar de un noveno puesto en la largada a un segundo lugar.

Austria volvió al calendario de la F1 el año pasado, y el ambiente en torno al circuito de Red Bull Ring en Spielberg fue uno de los más coloridos de la temporada debido a que los aficionados tienen más acceso a los pilotos.

Fue una bocanada de aire fresco en medio del creciente temor de que la F1 está perdiendo emoción en una época en la que Mercedes ejerce una dictadura y no se ven rebasamientos en las carreras.

"Es una pista que me gusta para conducir y la gente es increíble, así que estoy con muchas de salir a competir y poder dar una buena batalla", dijo Rosberg.

El diseño de la pista, con muchas rectas largas junto a curvas de alta velocidad, es similar a Montreal, es algo que sin duda será del agrado de Hamilton.

"La sensación de volver a ganar en Canadá fue muy bonita", dijo Hamilton, quien apunta a su victoria número 38 en la F1. "Ahora, toca concentrarme en el siguiente reto y poner las cosas en orden en un circuito en el que tuve un difícil debut el año pasado".

También se podrá confirmar si Red Bull, el equipo anfitrión, realmente ha mejorado tras un duro inicio de temporada, marcado por sus problemas con los motores de Renault.

Daniil Kvyat quedó cuarto y Daniel Ricciardo entró quinto en Mónaco, el mejor resultado de Red Bull hasta ahora. Pero Mónaco es tral vez el circuito donde es más difícil rebasar, así que eso no afectó tanto a Red Bull. La irregularidad del equipo resurgió en Canadá, donde Kvyat quedó noveno y Ricciardo 13ro.

La era dominante de Red Bull con Sebastian Vettel, plasmada con títulos seguidos entre 2010-13, parece que ha quedado engavetada en un pasado muy lejano. Su asesor Helmut Marko no se expresó optimista sobre si Red Bull podrá dar una alegría a sus aficionados.

"Fallamos apenas tenemos que lidiar con una recta larga", dijo Marko. "Tenemos desventaja con el motor, en caballos de fuerza", dijo Marko. "Los circuitos que se acercan son similares a Mónaco son los de Budapest y luego Singapore. Si solo cuenta con tres escenarios en los que puedes ser competitivo, pues eso acaba con tus pretensiones de gloria. Y eso es irritante".

Vettel, por su parte, busca recuperarse tras un decepcionante quinto lugar en Canadá, resultado que le dejó descolgado a 43 puntos detrás de Hamilton.