Hirvonen busca reconstruir su carrera

El finlandés Mikko Hirvonen vivió un 2013 desastroso dentro del WRC con la marca Citroën; ahora, espera que el Rally México, donde ha sumado podios, sea su catapulta para regresar a los primeros planos de la serie

CIUDAD DE MÉXICO

En 2012, el piloto finlandés Mikko Hirvonen era la envidia dentro del Campeonato Mundial de Rallies (WRC, por su sigla en inglés), y es que en ese año se convirtió en integrante de la marca francesa Citroën, donde el múltiple campeón del mundo Sebastien Loeb era la estrella.

El escandinavo presuponía que al retiro del galo, él sería quien quedaría como número uno y conquistaría su sueño: ser monarca de la especialidad. Hirvonen concluyó segundo de la clasificación general en 2012 mientras Seb logró su novena corona y anunció su salida de la
serie para 2013. El plan perfecto estaba en marcha, aunque él no se imaginó que su segunda temporada junto a los franceses sería un
desastre.

"Tuve dos años muy agradables con Citroën y aprendí mucho con ellos, pero todos los pilotos en algún momento de su carrera tienen una campaña que no acaba conforme el plan", expresó en entrevista  Hirvonen, quien reconoció que la salida de Loeb también afectó al rendimiento de la escudería. "Él fue sin duda un gran activo para el equipo. Las relaciones se forman y la forma en que sacó a toda la escudería en conjunto eran evidentes. También la dirección del equipo se estaba alejando de los rallies y centrándose más en las carreras de circuito con el proyecto del WTCC (Campeonato Mundial de Autos Turismo); eso también tuvo un efecto sobre nosotros".

Tras un 2013 sin victorias y un cuarto sitio en el campeonato, Mikko y Citroën separaron sus caminos. Para el finlandés surgió la oportunidad de regresar con unos viejos conocidos en este 2014, la escuadra británica M-Sport de Malcolm Wilson, y manejar de nueva cuenta un Ford Fiesta, vehículo con el que en 2011 peleó el título ante el nueve veces monarca del orbe. "La campaña anterior fue difícil y pienso que necesitaba un cambio y un inicio fresco. Aún soy competitivo y tengo la misma determinación así que sabía que M-Sport podría darme las herramientas. El coche es muy fácil de manejar, y una vez que yo reafirme estas características espero ser veloz de nuevo", expresó el piloto quien ha tenido un arranque de campaña complicado al sumar un abandono en Montecarlo y apenas un cuarto sitio en Suecia.

Su sueño de ser campeón del mundo sigue intacto, "no veo razón por la cual no pueda pelear por las victorias al estar aquí", y ese deseo de regresar a la cima de lo más alto del podio lo quiere convertir en realidad en el Rally de México, tercera fecha del World Rally Championship, que se disputará el próximo fin de semana en Guanajuato.

Las tierras del Bajío e Hirvonen tienen una relación especial. En los últimos tres años ha terminado en el segundo sitio y ahora pretende acabar con esa racha para sumar así su triunfo 16 dentro de la serie, el primero desde el 21 de octubre de 2012 cuando venció en el Rally de Italia.

"Tengo una gran marca en México, es un evento que realmente disfruto. Es cierto que la victoria siempre ha pasado de lado, pero es un rally implacable. La altitud en que competimos significa que tienes una pérdida de potencia en el motor, y también que el más mínimo error puede ser muy costoso. También ha habido mucha competencia en los últimos años, pero aún así creo que he demostrado que puedo ser rápido ahí y luchar por las primeras posiciones", expresó.

Sin embargo también reconoció que su misión no es sencilla. Él es consciente de que M-Sport no vive el mejor momento económico y que la
marca alemana Volkswagen, campeona del 2013, luce imparable tras ir con una marca perfecta en el inicio del calendario.

"Pienso que es difícil para cualquiera plantear batalla a Volkswagen en este momento. Sebastien Ogier (actual monarca) es alguien muy especial.

Su habilidad para adaptarse rápidamente a cualquier superficie es insuperable. Pienso que en el equipo tenemos un buen paquete; un coche que es capaz de ganar etapas especiales y liderar rallies; así que si todo está en conjunto creo que podríamos estar en la pelea. Nuestra principal fortaleza en la escuadra es que todos estamos peleando por la misma meta: queremos ganar".

Hirvonen intentará repetir la historia de David contra Goliat. Con pocos recursos económicos busca convertir su sueño en realidad.