Marussia desmiente 'falsas' noticias sobre Bianchi

La escudería de Fórmula 1 Marussia respondió a las afirmaciones de que contribuyó al grave accidente de Jules Bianchi en el Gran Premio de Japón al instarle a ignorar las banderas amarillas de advertencia

Jules Bianchi previo al accidente en el GP de Japón
Jules Bianchi previo al accidente en el GP de Japón (AFP)

Suzuka Japón

La escudería Marussia desmintió las noticias aparecidas en medios sobre que en la carrera de este mes en el GP de Japón, se le dijo a Bianchi que ignorase las banderas amarillas y siguiera corriendo a plena velocidad pese la falta de visibilidad y a que el asfalto estaba mojado, afirmando que las acusaciones eran "completamente falsas".

El piloto francés perdió el control de su coche y se salió del circuito, chocando contra una grúa que estaba recogiendo otro monoplaza cerca de la pista.

Bianchi sigue en el hospital en estado crítico, con graves lesiones en la cabeza.

"En un momento en el que su piloto está gravemente herido en el hospital y el equipo ha dejado claro que su máxima prioridad es la consideración con Jules y su familia, (Marussia) está consternada de tener que responder a rumores e inexactitudes profundamente perturbadores respecto a las circunstancias del accidente de Jules", afirmó el equipo en un comunicado divulgado el miércoles.

Marussia señaló que los datos de telemetría del coche demuestran que Bianchi redujo su velocidad en la parte del circuito donde los comisarios de carrera ondeaban banderas amarillas. La escudería señaló que sus datos se habían proporcionado a la FIA y que Charlie Whiting, director de carreras del organismo que gobierna la F1, los había examinado y confirmado que Bianchi bajó su velocidad.

Además, el equipo entregó a la FIA una transcripción completa de sus comunicaciones por radio con Bianchi durante la carrera en el circuito de Suzuka, indicando que el documento mostraba que el equipo nunca le dio instrucciones de ignorar las banderas amarillas.

Marussia había indicado antes que no había mejoras en el estado del piloto, añadiendo que "ha sido necesario superar una serie de desafíos médicos, y la situación sigue siendo un desafío".

Los padres y hermanos de Bianchi han estado a su lado desde el accidente, y su padre Philippe dijo que aún teme que ocurra lo peor.

"Cada vez que suena el teléfono sabemos que podría ser el hospital para decir que Jules ha muerto", dijo Philippe Bianchi en una entrevista con el diario italiano Gazzetta dello Sport.

"Los médicos han dicho que ya es un milagro; que nadie ha sobrevivido antes a un accidente tan serio, pero Jules no se rinde", añadió.

"Un día parece un poco mejor, al siguiente un poco peor. Los médicos no se pronuncian. Los daños en el impacto fueron grandes, pero no saben cómo evolucionará", dijo.