Hamilton, la conquista del sueño

Lewis Hamilton aspiraba a conducir un McLaren en Fórmula Uno y lo logró; después anhelaba igualar los tres títulos de Ayrton Senna y apenas el domingo lo logró en el GP de Estados Unidos 

Hamilton, campeón de la Fórmula Uno 2015
Hamilton, campeón de la Fórmula Uno 2015 (Reuters )

AUSTIN, Estados Unidos

A Lewis Hamilton le gusta la vida de piloto de Fórmula Uno, convivir con cantantes famosos como Elton John, quien presenció la conquista de su tercer título en la máxima categoría el domingo en Austin, dar entrevistas para contar su historia y, sobre todo, estar rodeado de aficionados.

Por eso, tras el Gran Premio de Estados Unidos le tomó casi 15 minutos realizar un recorrido de menos de cinco desde los boxes hasta la sala de prensa, donde habló de su campeonato.

En el camino se tomó decenas de fotografías con sus seguidores, algunas con la bandera de Gran Bretaña, antes de correr para charlar con los medios de comunicación.

El inglés de Mercedes ha cumplido su sueño, ese que de niño le llevó a decirle a Ron Dennis, director de la escudería McLaren, que en el futuro le gustaría correr con ese equipo y que 20 años más tarde lo tiene como uno de los máximos ganadores en la historia de Fórmula Uno.

"Para cualquier piloto el título es el pináculo, no hay lugar más alto, la meta es ganar en todo lo que compites, dar tu mejor actuación y esperar que sea superior a los demás, así que cuando ganas un campeonato del mundo se reconoce tu talento en ese momento y el de todo el equipo, de la unidad y del trabajo que hay detrás. Recuerdo cuando gané mi primero, le había dicho a Ron (Dennis) cuando tenía 10 años que quería ser campeón en su carro y es extraño pensar que diez años después que la escudería me firmó, lo era".

Ese primer título pareció llegar un año más tarde de lo que Hamilton pensaba. En 2007, su campaña de debut en la Fórmula Uno con apenas 22 de edad, se quedó a unas vueltas de coronarse, cuando Kimi Räikkönen, de Ferrari, le arrebató el liderato con el que llegó a la última carrera de la temporada.

Pero en 2008 cumplió su meta y con 23 años y 301 días se convirtió en el conductor más joven en conquistar la máxima categoría, aunque después ese récord quedó en manos del alemán Sebastian Vettel, de Red Bull.

Ese primer título llegó en la última fecha de la temporada, cuando en Brasil superó a Timo Glock, de Toyota, al final de la carrera para terminar en quinto lugar y conseguir los puntos necesarios para coronarse; el segundo también lo obtuvo hasta el final, en la carrera de Emiratos Árabes Unidos del año pasado, con los puntos al doble.

Esta vez no, lo aseguró con tres fechas por disputar.

"El primero fue 17 segundos antes del final del Gran Premio, y el año pasado fue increíble, pero complicado para todos, porque los puntos eran dobles en la última carrera y todo podía pasar; esta vez es igual de especial. Corro cada temporada y creo que tengo la capacidad de ganar, pero a veces tienes suerte, otras no, en ocasiones tienes un buen carro, en otras no, pero sabía que ganaría títulos con este equipo y por eso vine a Mercedes, era la mejor elección".

CUMPLIÓ EL OBJETIVO

Con el campeonato en Austin, Hamilton conquistó otro anhelo, el de igualar los tres que ganó el brasileño Ayrton Senna en su carrera en Fórmula Uno, por ello el británico afirmó que no tiene un plan trazado para el futuro, porque el límite lo había puesto en lo que alcanzó el sudamericano.

"Para mí, el objetivo era tener los tres que Ayrton consiguió, no era de mi país, pero fue mi inspiración, ahora no sé qué pasará, no hay nadie a quien quiera igualar o emular. Ahora siento que tengo el relevo por mí y Ayrton y lo llevaré tan lejos como pueda, seguiré construyendo y a ver dónde termino".

Más allá de las carreras, Lewis tiene dos ídolos, ambos de su familia, su padre, quien lo impulsó para ser piloto, y su hermano, Nicolas, de 23 años, quien padece una parálisis cerebral y compite en autos turismo.

"Mi padre, quien no tuvo nada, no quería que sus hijos sufrieran como él, así que el esfuerzo que hizo fue increíble; tengo un hermano siete años menor y es uno de los primeros con capacidades diferentes en correr autos, su motivación es inspirar, y añadir a eso este título, saber que el apellido Hamilton trascenderá nuestras vidas me hace sentir orgulloso".