Kimi y Bottas‏ aún tienen secuelas del accidente en Rusia

Tras la carrera de Rusia Kimi fue castigado con 30 segundos y cayó del quinto al octavo lugar, para sumar solo cuatro puntos.

Choque entre Valtteri Bottas (Williams) y Kimi Räikkönen (Ferrari) en el Gran Premio de Rusia
Choque entre Valtteri Bottas (Williams) y Kimi Räikkönen (Ferrari) en el Gran Premio de Rusia (Tomada de You Tube )

AUSTIN, Texas

El mexicano Sergio Pérez fue el gran beneficiado del choque entre los finlandeses Valtteri Bottas (Williams) y Kimi Räikkönen (Ferrari) en la última vuelta del Gran Premio de Rusia para terminar en el tercer lugar, y aunque han pasado casi dos semanas del accidente y los protagonistas no querían hablar del tema, aún recuerdan lo sucedido.

Después de rebasar a Checo, los finlandeses peleaban por el tercer lugar en Sochi, detrás de Lewis Hamilton (Mercedes) y Sebastian Vettel (Ferrari), pero un intento de rebase del piloto de la Scuderia dejó a Bottas fuera de la carrera y a él sancionado.

No obstante, Räikkönen, fiel a la frialdad que ha caracterizado su paso por la Fórmula Uno, reiteró que volvería a intentar la maniobra, a pesar de las consecuencias que arrojó.

"No ha cambiado (la forma de verlo), obviamente hubo discusiones y castigos para mí, pero lo haría de nuevo mañana, eso no cambia la historia; desafortunadamente chocamos al final y los dos perdimos algo, pero así es la vida, las carreras. No me siento mal por eso, lo haría de nuevo y tal vez ahora salga mejor", expresó.

Kimi afirmó que cuando ya había optado por el rebase, observó que su compatriota cerraba la posibilidad de completarlo, pero no podía hacer nada, aunque se defendió al afirmar que los aficionados a la máxima categoría prefieren ver acción a solo observar a los autos en línea.

"Me di cuenta al final (que cerró la ventana), pero ya había decidido ir por ahí, intenté frenar y girar lo más que pude, pero no había manera de evitarlo, ya que era atreverse o no, tal vez no me vio, pero no había espacio, íbamos a chocar, es desafortunado, pero es parte del automovilismo, a veces eres castigado y otras no. Estamos aquí para correr, no sirve de nada llorar después, estoy seguro que a la gente le gustó más eso que ver cómo va uno detrás del otro".

Del otro lado, Bottas también se mantuvo en la línea de pensamiento y como Räikkönen, señaló que volvería a hacer exactamente lo mismo si se presenta una situación similar.

"Fue un buen fin de semana hasta esa última vuelta, así que quedé decepcionado por perder puntos, pero mi opinión no ha cambiado desde ese día, no haría nada diferente y ya es historia, estoy concentrado en lo que sigue".

El piloto de Williams hizo eco de las palabras de Kimi tras la carrera sobre que ya había rebasado una vez a Valtteri y no había reaccionado, por lo que pensó que la situación se repetiría, con el podio como objetivo.

"Para mí la primera vez fue diferente, era mucho más claro que lo haría (rebasarme), y como piloto no voy a dejar la puerta abierta dos veces, ya era una situación distinta, como lo vimos en el resultado final", concluyó.