El símbolo de la nueva era

El edificio de pits del Hermanos Rodríguez ya tiene canceles, losas y cristalería, le faltan detalles para el GP


Las obras en el Hermanos Rodríguez
Las obras en el Hermanos Rodríguez (Iván López)

CIUDAD DE MÉXICO

El aspecto de la recta principal del autódromo Hermanos Rodríguez ha cambiado por completo. No solo se ha recorrido unos metros para permitir una mejor visibilidad y el asfalto tiene un nuevo color, sino que al lado derecho hay un edi­ficio nuevo de cara al Gran Premio de México del 1 de noviembre.

El pit building, todavía de color gris, aguarda por el cambio de colores, cuando Ferrari instale ahí su garaje tendrá un tono rojo, y en los correspondientes a Red Bull habrá azul y rojo, así hasta llegar a los de Manor, de aspecto naranja.

33 GARAJES tiene el edificio de pits del autódromo Hermanos Rodríguez, construido para el Gran Premio de Fórmula Uno.

Es el edi­ficio más avanzado de los tres que formarán parte de la renovación del autódromo para recibir la primera carrera de la máxima categoría desde 1992. El pit building ya ha empezado con los acabados en la parte exterior, tiene listos los canceles, las losas e incluso la cristalería. Incluso ya hay escaleras y están determinados los pasillos y hasta el espacio para el elevador.

Los 25 mil 800 metros cuadrados del edi­ficio destacan sobre el paisaje general del Hermanos Rodríguez, son el símbolo de la nueva era de la máxima categoría en el país que inicia este año. Están ya determinados los espacios para los 33 garajes que recibirán a los 20 automóviles de la parrilla, e incluso el lugar en el que los tres ocupantes del podio dejarán sus monoplazas para subir a la celebración.

En esa construcción estarán también las o­ cinas de la torre de control, que ha sufrido un cambio de lugar, de estar cerca de la curva 1 ahora se ubica en la salida de la peraltada, entre el Foro Sol y los boxes.

También ahí se ubicarán quienes tienen boletos o acreditaciones para estar en paddock club, y para ello hay dos pisos que les permitirán estar cerca de las maniobras que llevarán a cabo los mecánicos de cada escudería.

El otro edi­ficio ubicado cerca de esa zona es el centro de medios, que dentro de la organización prometen que será una sorpresa para los periodistas de todo el planeta que visiten el país: los avances son de 60 por ciento. El tercer inmueble destacado es la enfermería. Ahí la estructura está terminada e incluso ya están determinados los lugares para los dos consultorios, las o­ cinas, el cuarto para resucitación, las duchas para quienes sufran quemaduras, los rayos X, y los estacionamientos para las ambulancias.

El espacio reservado para el helipuerto es ahora ocupado por montones de tierra, pero quedará listo para transportar heridos al hospital Español.

25,800 M2 tiene de extensión la construcción, que ya cuenta con los pasillos y las escaleras terminadas.

SU PROPIA PLANTA

El complejo Moisés Solana se ha convertido en la sede temporal de una planta de asfalto, capaz de producir 230 toneladas por hora, aunque debido a la complejidad de las obras en la pista, opera a la mitad de su capacidad, porque de lo contrario los camiones no serían suficientes para transportarlo.

"Se tiene para una mejor logística y trabajo, todo el inventario de los materiales para la mezcla del asfalto están en la planta, se han estado haciendo pruebas para llegar al punto ideal de las especi­ficaciones que nos pide la gente de FIA y nos facilita muchísimo, desde traslados, tiempos, control de temperaturas y gracias a ella hay un avance signi­ficativo", explicó Francisco Velázquez, director de prensa y relaciones públicas del Gran Premio de México.