La reformas de la Fórmula 1,una historia sin fin

La presión para realizar reformas es cada vez más fuerte, pero los directivos no llegan a ningún acuerdo y cada uno persigue sus propios objetivos.

Niki Lauda
Niki Lauda (DPA )

MONTREAL, Canadá

Que la Fórmula 1 se encuentra en una situación crítica es una afirmación que genera consenso entre casi todos los miembros de la máxima competición del motor. Sin embargo, el debate sobre los cambios que se necesitan para salir adelante está todavía muy lejos de llegar a buen puerto.

En los últimos tiempos, la Fórmula 1 parece estar girando sobre sí misma sin hallar una solución. La presión para realizar reformas es cada vez más fuerte, pero los directivos no llegan a ningún acuerdo y cada uno persigue sus propios objetivos.

La situación se repitió una vez más en Montreal, sede del séptimo Gran Premio de la temporada. En Canadá, los equipos cambiaron de repente de opinión sobre la decisión de volver a permitir en el futuro la reposición de combustible durante las carreras y sepultaron así los planes que ellos mismos aprobaron recientemente.

"Deberíamos cesar con tanta habladuría y dejar de pedir opiniones", dijo molesto el "patrón" de la Formula 1, Bernie Ecclestone, con la paciencia agotada ya tras tantas rondas de discusión sin resultados.

El deteriorado campamento de pilotos en el Circuit Gilles Villeneuve parecía ofrecer el escenario adecuado para el saneamiento de la Fórmula 1. El recorrido, inaugurado en 1978, se está desmoronando, pero recién para la carrera de 2017 está planeada una renovación a fondo. Todo, como siempre, es una cuestión de dinero.

También la Fórmula 1 quiere presentar un nuevo rostro a más tardar dentro de dos años. ¿Pero cuál será?

El rumor más reciente reflota una idea bastante vieja: el alquiler de coches a las escuderías más chicas. Así, los grandes equipos ayudarían a las escuderías con menos posibilidades económicas. De golpe esos equipos serían más competitivos, pero a su vez aún más dependientes de gigantes como Ferrari, Mercedes y Red Bull.

"Los equipos que aspiran a esto quieren asegurarse así mayores ingresos, los cuales no conseguirían de otra manera", denunció la jefa de Sauber, Monisha Kaltenborn, dando a entender que detrás de la supuesta "ayuda" existiría un interés económico. La propuesta, impulsada por los grandes equipos, cuenta también con el visto bueno de Ecclestone.

La convocatoria abierta por la Federación Internacional de Automovilismo (FIA) para que se incorpore un equipo más en la temporada 2016 es visto como una señal en esta dirección. Según las especulaciones, la nueva escudería podría ser un equipo junior de Mclaren. Sin embargo, equipos como Sauber, Lotus y Force India se oponen y no quieren que se afecte su libertad como constructores.

Es la vieja canción. Todos opinan, pero es casi imposible llegar a un acuerdo sobre una agenda de reforma.

"Todo lo regulado en los últimas décadas debe ser corregido de inmediato", reclamó Niki Lauda, jefe del consejo de administración de Mercedes.

La propuesta dada a conocer hace un mes por el Grupo Estratégico de la Fórmula 1 impulsó la introducción de autos más veloces con diseño más agresivo, neumáticos más anchos y motores más ruidosos a partir de las próximas temporadas.

Sin embargo, todo volvió a sonar muy distinto en Canadá. Los neumáticos quedarán como están y muchos ingenieros dudan que se puedan fabricar autos más "agresivos", con diseños más atractivos y que sean al mismo tiempo más rápidos que los anteriores.

"El problema es que somos demasiado democráticos", se quejó Ecclestone, quien propuso incluso eliminar el grupo estratégico, integrado junto a él por el presidente de la Federación Internacional de Automovilismo (FIA), Jean Todt, y las escuderías Mercedes, Ferrari, Red Bull, McLaren, Williams y Force India.

Pero también sobre este tema difieren las opiniones. Lauda rechaza un régimen "dictatorial" como seguramente desearía Ecclestone. "Eso ya no puede ser así hoy en día", afirmó el ex piloto.

Sea como fuere, la Fórmula 1 no consigue llegar a una solución para sus apremiantes problemas. "Es de suma importancia que ahora se emprendan los pasos adecuados", advirtió Lauda.

A más tardar a fin de año, la Fórmula 1 debería tener claros los cambios que quiere introducir para que puedan aplicarse en los reglamentos de la temporada 2017. Tiempo más que suficiente para muchas rondas de discusión.