Viven el GP de México

El ambiente de fiesta en el Autódromo Hermanos Rodríguez se vivió desde temprano, con los aficionados haciendo la ola y al grito de 'Checo, Checo' 

Los aficionados mexicanos aplaudieron a los pilotos que participan en el Gran Premio de México
Los aficionados mexicanos aplaudieron a los pilotos que participan en el Gran Premio de México (Tomada de Twitter de @NBA_FormulaOne )

CIUDAD DE MÉXICO

El día del Gran Premio de México de Fórmula Uno llegó después de 23 años y la gente llenó desde temprano los accesos al Autódromo Hermanos Rodríguez.

Desde las estaciones del metro se veían aficionados con las playeras de Ferrari, las gorras de Force India y hasta algunas banderas de México.

El acceso al recinto fue fluido, con largas filas que avanzaban sin mayores problemas. Ya adentro la primera parada obligada era la de la mercancía oficial.

Lo más solicitado fueron las playeras de Force India de Sergio Pérez, pero también las verdes con la leyenda de 'Checo'; detrás en popularidad quedaron las camisetas conmemorativas de los últimos títulos de Lewis Hamilton con Mercedes.

En Ferrari, los pequeños automóviles rojos eran muy solicitados e incluso alguna playera de Fernando Alonso, aunque ya no está en la escudería.

El español también era muy popular en la parte de McLaren, donde solo quedaban gorras con el nombre de Jenson Button, pero ninguna con el del asturiano.

Después de comprar incluso el programa oficial de 300 pesos, la siguiente parada era la zona de comida, ahí había pizzas, hamburguesas, sushi y hasta café, a pesar del intenso calor del comienzo de la jornada.

En los boxes se veían al ex presidente de México, Felipe Calderón, a luchador Místico, al empresario Carlos Slim Domit, al piloto Esteban Gutiérrez muy sonriente, y a la cantante Sasha.

Ya en el Autódromo Hermanos Rodríguez, la fiesta se vivía en las tribunas con miles de personas aguardando por los pilotos haciendo la ola y gritando 'Checo, Checo' y 'México, México'.

Llegó el desfile de pilotos al ritmo de 'Cielito Lindo', con el ídolo local, Sergio Pérez a la cabeza. En la zona del Foro Sol, donde más de 28 mil personas aguardaban por los automóviles, el piloto mexicano repartió gorras y regalos.

El resto de los conductores de la parrilla saludaron contentos a las más de 100 mil personas en las distintas zonas del Autódromo.

Llegó el momento de la concentración, todos los pilotos se fueron a los boxes a preparar los últimos detalles de la carrera, mientras en la pista aparecían las banderas de sus países de origen.

La fiesta comenzó en el Gran Premio de México de Fórmula Uno.