"He gastado una de las vidas que me quedaban": Fernando Alonso

El piloto español salió ileso, salvo un poco de dolor en una rodilla, de un accidente espectacular en la vuelta 17 

Así quedaron los monoplazas de Esteban Gutiérrez y Fernando Alonso
Así quedaron los monoplazas de Esteban Gutiérrez y Fernando Alonso (Reuters )

MELBOURNE, Australia

"Soy consciente de que hoy he gastado una de las vidas que me quedaban", reconoció el piloto de McLaren, Fernando Alonso, en su cuenta de la red social Instagram tras su espectacular accidente con el mexicano Esteban Gutiérrez (Haas) este domingo en el Gran Premio de Australia de Fórmula 1.

"Soy consciente de que hoy he gastado una de las vidas que me quedaban, quiero dar las gracias a McLaren y a la FIA (Federación Internacional de Automovilismo) por la seguridad actual de los monoplazas. A mis compañeros y a los aficionados por la preocupación mostrada", escribió Alonso.

"Fue un momento aterrador y estoy feliz de poder estar ante vosotros. Estoy muy agradecido a la FIA por las medidas de seguridad que ha llevado a cabo. Esa es la única razón por la que sigo con vida", afirmó el bicampeón del mundo ante la prensa al finalizar la carrera.

El piloto español salió ileso, salvo un poco de dolor en una rodilla, de un accidente espectacular en la vuelta 17, cuando en su intento de adelantar al mexicano Esteban Gutiérrez el monoplaza de Alonso tocó la rueda trasera del vehículo del mexicano, lo que provocó que el McLaren saliese despedido hasta impactar en dos ocasiones con los muros de seguridad.

Las impactantes imágenes pusieron el corazón en un puño a los aficionados, hasta que Alonso salió por su propio pie del monoplaza, y tras comprobar su estado físico, se abrazó con Gutiérrez, que había acudido a socorrerle, indicando que estaba sano e ileso.

El piloto de McLaren, de 34 años, disputó en Australia su Gran Premio número 253 desde 2002.

- Seguridad reforzada -

La FIA mejoró la seguridad en los circuitos tras el accidente que costó la vida al piloto francés Jules Bianchi, amigo de Alonso, en el GP de Japón de 2014.

Las cabinas de los pilotos han sido reforzadas este invierno mediante unas protecciones laterales más gruesas, lo que les permite resistir colisiones con una fuerza de hasta 50 kilonewtons, por los 15 que soportaban el año pasado.

Además, cada monoplaza contará con una mini cámara de alta definición cuyas imágenes permitirán esclarecer con mayor exactitud las causas de los accidentes.

El coche de seguridad virtual (VSC) permite controlar la velocidad de todos los monoplazas en un tramo del circuito donde sea necesario por una situación de peligro.

Para el 2017 se está estudiando la posibilidad de implantar cabinas semicerradas.

"Es un incidente de la carrera. A veces olvidamos que circulamos a 300 kilómetros por hora", señaló Alonso, que el año pasado se perdió el Gran Premio de Australia por una conmoción cerebral sufrida en los entrenamientos en el circuito de Catalunya.

Alonso evitó responsabilizar al mexicano del accidente. "No fue su culpa".

La dirección de carrera estimó que el accidente no fue responsabilidad de ninguno de los dos pilotos.