Para Gutiérrez, hay que mantener los pies en la tierra

Para Esteban Gutiérrez dijo que para estar en la F1 es necesario contar con bases sólidas así como contar con el  apoyo de la familia, pero más importante aún, asimilar que esto se trata de un deporte y solo debe tomar la importancia que merece como tal

Esteban Gutiérrez
Esteban Gutiérrez

Estados Unidos

La Fórmula Uno es un mundo de glamour, no solo por las cantidades de dinero que se manejan en las escuderías, algunas como Ferrari o Red Bull superan los 300 millones de dólares anuales, sino también por las personas presentes; los más adinerados del planeta llegan aquí ya sea para presenciar una carrera o hacer negocios, ante todo ello, la posibilidad de que lo inmersos en el ámbito de la serie pierdan el rumbo es alta, así lo reconoce el piloto mexicano Esteban Gutiérrez.


Para el integrante del equipo Sauber y competidor novato, transitar de las categorías de desarrollo hacía el máximo escalafón del automovilismo deportivo no es sencillo, y señaló que es necesario contar con bases sólidas así como contar con el  apoyo de la familia, pero más importante aún, asimilar que esto se trata de un deporte y solo debe tomar la importancia que merece como tal.


“Cuando tienes éxito, cuando todo va perfecto, realmente pierdes un poco la percepción de las cosas, porque estas enfocado en esa ola que te lleva adelante y te impulsa, es por eso que es importante mantener una conexión con tus raíces. Realmente siempre pensar y considerar que hay otras cosas que valen mucho en la vida, que no puedes tener una vida al 100 por ciento de las carreras”, señaló el regiomontano en entrevista para La Afición en Austin, Texas.


Para Esteban, la salida de Sergio Pérez de McLaren fue una sorpresa dado el rendimiento mostrado por su compatriota, pero a la vez, no le extraño dado que como él mismo lo define “así es” la Fórmula Uno.

“Todos sabemos que Fórmula Uno es un mundo inestable, de muchas sorpresas”


“Todos sabemos que Fórmula Uno es un mundo inestable, de muchas sorpresas. Es un sitio que desde que decides estar ahí debes aceptarlo y verlo de esa manera. Llegar aquí con objetivos, cumplirlos pero no dejarte llevar por las emociones porque de hacerlo, tienes el peligro de irte muy hacia arriba y cuando te caes irte muy abajo”.


Ante todo ello, reconoce que la próxima campaña, en caso de mantenerse un año más en Sauber donde se rumora ya está cerca de renovar contrato, debe demostrar un paso adelante: “Debe ser un año sólido, continuando el ritmo que llevo en estas últimas carreras en donde encontré la mezcla entre arriesgar y ser constante. Si esto lo potencializo y lo llevo al futuro será algo muy valiosos para mí en lo personal. Me ayudará mucho a disfrutar esta experiencia en Fórmula Uno”.


Y es que la campaña 2013 ha sido de altibajos para él. En las primeras carraras, Monisha Kalthenborn, director de Sauber, no se mostró a gusto con su desempeño, mismo que el propio mexicano calificaría como conservador; pero a partir de Gran Premio de Singapur todo cambión y ahora el regiomontano luce agresivo y con mayor confianza a los mandos del C32.

“He decidido ver hacia adelante y no pensar en lo que pasó en la temporada”


Si bien recuerda sus victorias en la GP2 Series, así como sus títulos en la Fórmula BMW Europea y en la GP3 Series, para él no es problema estar un tiempo sin pelear por los triunfos, situación que vive en la máxima categoría del automovilismo, y es que desde hace un año no vuelve a subir a un podio.


“No puedo pensar que siempre puedo ganar. Debes pensar que de poner tus metas y a partir de ahí llegar un poco más lejos, es decir, empujar tus límites, es lo que debes hacer. Estoy en un equipo que es Sauber y donde se pelea por los puntos. Debo asimilar eso”.


Por ahora su recompensa al 2013 son de momento seis puntos, aunque aún le restan dos carreras, la de este fin de semana en Estados Unidos y la siguiente en Brasil. Después de ello deberá esperar a la decisión de Sauber para conocer si tendrá un siguiente año en Fórmula Uno, el cual espera aprovechar. Siempre planificador, Gutiérrez no duda en decir cuántos años más necesita en un equipo de media tabla antes de pensar en ascender a uno de los grandes: “creo que tres años son un buen tiempo para aprender”.