Encuentran algunos trofeos que robaron de la sede de Red Bull

Diez días después del robo, una veintena de los sesenta trofeos sustraídos han sido encontrados en un lago, aunque muchos de ellos están dañados.

El 5 de diciembre la escudería fue víctima de un robo
El 5 de diciembre la escudería fue víctima de un robo (Tomada de twitter )

LONDRES, Inglaterra

Alrededor de veinte de los sesenta trofeos que robaron de la sede de la escudería de Fórmula Uno Red Bull, en Milton Keynes, fueron encontrados en un lago en Sandhurst (sur de Inglaterra), según confirmó hoy la policía local.

En la madrugada del 5 de diciembre, la fábrica del equipo sufrió un asalto y los ladrones se llevaron más de 60 trofeos conseguidos por el equipo en la máxima competición automovilística, aunque la mayoría eran réplicas.

Un grupo de seis hombres se introdujo en el recinto automovilístico con dos coches, un 4x4 de color plata y un Mercedes familiar de color oscuro, ambos con matrículas extranjeras.

Diez días después del robo, una veintena de los sesenta trofeos sustraídos han sido encontrados en un lago, aunque muchos de ellos están dañados.

"Algunos de los trofeos han sido recuperados en el lago Horseshoe, cerca de Sandhurst. Estimamos que son unos veinte, pero seguimos cooperando con Red Bull para verificar el número exacto, ya que algunos de ellos están dañados", dijo un portavoz de la policía de Thames Valley a BBC Sport.

Entre los trofeos robados no se encontraban los de campeón del mundo de pilotos y de constructores, que no estaban en la fábrica, ya que habían sido entregados al británico Lewis Hamilton y a Mercedes, respectivamente, ganadores del Mundial de Fórmula Uno en este 2014.

El jefe de Red Bull, Christian Horner, aseguró al conocer el robo que "el valor material de los trofeos robados es escaso, máxime teniendo en cuenta que la mayoría eran réplicas, pero el daño moral es enorme, porque es el fruto de muchos años de trabajo en la Fórmula Uno".

"Este acto hará que nos replanteemos alguna cosa en nuestra fábrica y tendremos que hacer la sede menos accesible para los aficionados, lo que será injusto porque cientos de aficionados viajan a nuestra fábrica cada año para ver nuestros trofeos y nuestros coches de Fórmula Uno", subrayó Horner.