ENTREVISTA | POR LUIS RAMÍREZ

Carlos Gracida Piloto de Rally Dakar

El originario de Guanajuato se convirtió en el cuarto motociclista en terminar el Dakar, y a La Afición le expresó los momentos más difíciles de la edición 2014

El sueño de vida de Carlos Gracida

CIUDAD DE MÉXICO

El 1 de enero, el mexicano Carlos Gracida tomaba un avión en Guadalajara para emprender lo que él mismo definiría como la aventura de su vida, y 19 días después su sonrisa y una voz entusiasmada son el reflejo de que lo consiguió: Su nombre quedó inscrito como el cuarto motociclista mexicano en terminar el Rally Dakar luego de que la tarde de este sábado alcanzó la meta en Valparaíso, Chile, en la posición 61 de la clasificación general, y tras ello concedió una entrevista para La Afición.

“Es un orgullo poder representar a México y con toda la emoción del mundo estar aquí”
“Mi esposa fue mi pilar, mi ayuda día a día. Sin ella, las cosas hubieran sido imposibles”


Se acabó el Dakar y has llegado a la meta. ¿Qué representa para ti esto?

“Esta es una experiencia inolvidable y se cumplió la meta que me había propuesto. Estoy tranquilo. La primera semana le echamos todas las ganas, y también la segunda, pero fue ahí cuando empezaron los problemas con la motocicleta Honda. Tuve una caída muy fuerte, y entonces tenía dos temas a considerar: cuidar la moto y el motor para que aguantaran al final y también cuidarme yo. Decidí bajar el ritmo, conservarme, mantenerme para llegar a la meta”.

¿Cuál consideras que ha sido la parte más difícil de este Dakar?

“La primera semana fue muy demandante técnicamente hablando, es donde la mayoría de los pilotos batallaron y se quedaron, pero yo me sentí muy bien en esos días de competencia. En la segunda semana, con más desierto y más abierto, la moto que tengo no se desempeñaba a la perfección en altas velocidades, entonces hice lo mejor posible y disfrute cada kilómetro de competencia junto con el paisaje que nos ofrecían Argentina, Bolivia y Chile”.

Empezaste muy fuerte, pero después comenzaste a perder posiciones por incidentes. ¿Llegaste a pensar que no acabarías el Dakar?

“Esta es una experiencia inolvidable y se cumplió la meta que me había propuesto. Estoy tranquilo”


“Hubo dos momentos en donde sí lo pensé. El primero fue cuando el eje de la llanta trasera se me destrozó en la primera semana. Se me cruzó por la mente que ya todo había acabado. El otro fue cuando me caí y la moto quedó casi deshecha, además pensé que me había fracturado pero no pasó nada. Pude continuar con la moto destrozada hasta llegar a la final de la etapa en que me reconstruyeron todo y pude seguir”.

Este año tú eres uno de los cinco mexicanos que concluyeron la prueba. ¿Cómo te sientes por estar en este grupo?

“Es un orgullo poder representar a México y con toda la emoción del mundo estar aquí y portar el nombre de mi país durante toda la carrea, eso fue una satisfacción muy grande. Quiero Invitar a los mexicanos, seguro es difícil, pero no es imposible estar aquí. Sería mejor que hubiera más mexicanos involucrados en el rally”.

¿Te veremos en la edición 2015?

“Yo mientras esté arriba de la moto soy feliz, pero hay que descansar, consultarlo con la familia, pero ya veremos”.

 Tu esposa ha sido quien te ha acompañado en esta aventura. ¿Cómo ha vivido ella el Dakar viendo tus lesiones, e incluso, cuando en esta edición les ha tocado un piloto fallecido?

“Ella fue mi pilar, mi ayuda día a día. Sin ella, las cosas hubieran sido imposibles o difíciles. La mayoría de los días yo llegaba muy cansado, ella me ayudaba con el libro de ruta, me preparaba las cosas del día siguiente, me traía mi cena, era mi otro yo. Siempre pensando en que llegar al campamento y que alguien te consienta es muy gratificante. Eso marcó una diferencia en el rally”.